Léeme en otro idioma

domingo, 19 de agosto de 2007

La marcha de la locura
Así se llama el libro de la historiadora Barbara Tuchman (1984), que argumenta sobre la falta de sentido común en la historia, y cómo se traduce en desastres históricos (Vietnam, por ejemplo, que analiza en su libro). Así también puede catalogarse la propuesta de cambios a la Constitución, presentada por Hugo Chávez Frías el día 15 de agosto.
Esta propuesta puede analizarse en dos dimensiones: la forma y el contenido.
Acerca de lo primero, qué lejos está 1999, cuando Chávez presentó sus “Ideas fundamentales para la Constitución bolivariana de la V república” (agosto de 1999). En ese entonces, Chávez se preocupó por los detalles. Había expectativa en el país por los cambios esperados. Fue una propuesta completa, hecha con esmero. Con ánimo popular. Hoy ya es pasado, como es el nombre de “V república”. Bolívar quedó como una mención general para todo. Más nada.
El acto del miércoles 15 perdió esa emoción. No vamos a llegar a afirmar, como lo hizo Luis Vicente León (El Universal, día 19-8-07), que fue un acto “magistral desde el punto de vista del marketing político”. Tampoco es para tanto. Chávez ya no impresiona. Los avisos que salen en prensa invitando al sí, son muy pobres y egocéntricos, “Siempre con Chávez...Siempre con Venezuela”. Ya el país es secundario ante Chávez. Para tener un ego grande, no se necesita imaginación ni ser magistral en nada, sino ambición y falta de escrúpulos. Eso fue lo que se vio el miércoles 15. Fue un acto en donde lo popular no importó. Como reportaron diarios (El Nacional, día 16-8-07), a las 8pm, ya se habían ido los activistas y, en su mayoría, eran empleados públicos por las franelas de organismos que portaban. El pueblo se convirtió en administración pública. El soberano es un dependiente del Estado.
Chávez presentó unas hojas manuscritas. Nada como la propuesta de 1999, más cuidada en los detalles. Ni siquiera tuvo una deferencia con el país, al no agregarle una exposición de motivos a su propuesta. En los avisos publicados por el gobierno (El Nacional y El Universal, día 19-8-07), sólo aparecen los artículos, sin ninguna justificación para los cambios.
Chávez habló poco –para los números de Chávez, quien en el Aló Presidente del domingo previo, habló 8 horas, y la escritora Elena Poniatowska, se quejó porque salió en “posición de silla”- y echó los cuentos de siempre. El del Banco Central y el de las ametralladoras, que repite siempre. Hasta en los cuentos, perdió la creatividad. Chávez es un hombre poseído por la apreciación que hace de su propia grandeza y determinado a construir un mecanismo para mandar de manera vitalicia. De alguna manera, es una persona rutinizada por el poder. Se acostumbró a mandar, y ahora quiere unas instituciones que le permitan hacerlo sin sobresaltos. Ya no se trata de interpretar los cambios que demanda un país –como en 1999- sino de controlar el poder para gobernar tranquilamente, y aplicar la franquicia socialista, que es la que le garantiza el poder absoluto. La emoción y lo espontáneo, es sustituida por la rutina y el poder. Chávez Frías se parece a esas personas que, cuando arrancan en una carrera y les va bien, son sencillas e innovadoras, pero a medida que crecen, se burocratizan, se distancian, y su vida transcurre entre reuniones con gente importante y un círculo pequeño de amistades. Así le pasó al Jefe del Estado. Se siente sobrado, único, indispensable, y en el acto del miércoles 15 no dejó dudas de ello. Todo su discurso fue en primera persona, “yo dije”, “yo creé”, “yo redacté”, “yo pensé”, etc, precedido de un perfomance bastante cursi de un actor simulando a Bolívar en el Juramento del Monte Sacro (1805). A ratos decía que la AN era soberana, pero luego aparecía el verdadero Chávez, “quiero que me aprueben....” o “esto será aprobado”. Es un hombre del, por, y para el poder, y su propia grandeza.
Chávez trata de vender la propuesta a través del nacionalismo y la idea de ciudadanía, y dijo que el pueblo votó por el socialismo. Hay que recordar que la Constitución no es una ideología, sino desde la Revolución Francesa, un mecanismo para limitar poderes y garantizar derechos. Donde no hay división de poderes ni control del poder, no hay Constitución. Al menos, en la tradición liberal-democrática en la que se inscribe el constitucionalismo venezolano desde 1811. Es evidente que Chávez Frías quiere romper con esta tradición, pero mayoría no es unanimidad. La mayoría votó por Chávez, pero no obtuvo el 100% de los votos. No hay unanimidad.
Es interesante que Chávez haya comenzando justificando la reforma como la activación del poder constituyente. Nombró la soga en la casa del ahorcado. Trata de justificar la propuesta que él redactó, como una demostración del poder constituyente. Chávez dice que ahora participa el pueblo, y que las constituciones del pasado fueron obra de “cenáculos”. Se puede recordar la constituyente del 47 y la Constitución de ese año, que fue elegida en elecciones universales, secretas, y directas. Se puede destacar también que el proyecto de Constitución de 1961 se elaboró en 246 sesiones, desde el 2 de febrero de 1959 hasta el 21 de noviembre de 1960, un total de 22 meses. En cambio, el miércoles 15, Chávez nos presentó su Constitución, elaborada en el mayor secreto del mundo. No ha dicho ni siquiera quienes lo ayudaron, porque a quienes mencionó ese día, no estaban en la comisión presidencial. Por ejemplo, Isaías Rodríguez y Ricardo Menéndez.
Tal vez lo más ingenioso propuesto no sea la reducción laboral o las misiones. Aunque populares, cuestionables estas dos medidas -la reducción de la jornada laboral está ya en la Constitución de 1999, numeral 3 disposición transitoria 4- y con buenos argumentos, de paso. Lo más ingenioso fue mostrar la reforma al país, como algo inofensivo, no era el “coco” que se pintaba. Al decir que “sólo” se propone cambiar menos del 10% de la Constitución actual, eso comunicó que lo que propone Chávez no es nada serio, “o es menos grave de lo que lo pintan”. Sin embargo, cuantitativamente es poco, pero cualitativamente supone un cambio de 180º en la tradición republicana de Venezuela.
Pero hasta en esto, a pesar de lo llamativo, es poco creativo. Chávez no hizo más que una oferta engañosa. La llamada “técnica con el pie en la puerta”: hace una pequeña solicitud o aparenta hacerla, para luego comprometer a las personas en una solicitud más grande. Es como los vendedores en la calle ¿Tiene cinco minutos? O ¿Usted es universitario? Si alguien responde sí, estos persuasores habilidosos terminarán con los números de su tarjeta de crédito. Así es Chávez: aparenta pedir poco y hace creer que pide poco, pero al final se queda con los números de las cuentas bancarias de la democracia y de las tarjetas de la libertad. Así es su propuesta. No parece mayor cosa, algo inofensiva, pero quita -de aprobarse- la libertad, la pluralidad, y la autonomía.
La segunda dimensión es la de contenido. De aquí el título de este artículo: “La marcha de la locura”. Se buscó este título porque, si se lee detenidamente la propuesta de Chávez y se compara con los artículos de la Constitución de 1999 que se quieren cambiar, la conclusión a la que se llega es que esta propuesta es una verdadera locura.
No se dice por alarmar o ser superficial, aunque Venezuela se ha convertido en una sociedad que nada la sensibiliza y nada la mueve. Una sociedad también rutinizada y oxidada, que le falta creatividad y, a manera de ejemplo, responde a un sujeto bastante cuestionable como el Gobernador de Carabobo, quien en una demostración de machismo, colocó avisos con mujeres en traje de baño y afirmó que eso es la causa de las violaciones –en psicología social esto se conoce como “culpabilización de la víctima”- y la respuesta de las damas fue una marcha ¡en traje de baño! ¿Un machismo se respondió con otro machismo? Mejor hubiera sido que las féminas se hubiesen puesto una burka. Al menos, le hubieran quitado el morbo a Acosta Carles, que seguro dirá, luego de la marcha, que las mujeres “estaban ricotas para papá”.
Este tipo de comportamientos son los que llaman la atención y que indican que “la marcha de la locura” goza de buena salud en nuestra sociedad. Igual se observa en el caso de la maleta. Salvo algunos medios (El Nacional, El Universal, Tal Cual, y Globovisión), de resto, lo que hay es un "piadoso silencio". Un dato curioso es el aportado por la firma Hinterlaces -por cierto, la encuestadora del momento ¿Dónde están las otras firmas, que antes hablaban mucho?- que reveló que el 41% ¡desconoce el caso de la maleta! ¿Indiferencia, conformismo, evasión?
Aunque las encuestas –a grandes rasgos- revelan una opinión dividida en torno al tema de los cambios a la Constitución, llamó la atención, por lo preocupante, las entrevistas realizadas a personas en la calle por El Nacional (día 17-8-07) las que, salvo algunas opiniones, la mayoría muestra conformismo, desgano, y desinformación ante el tema constitucional. Una suerte de “marcha” hacia la “locura”. Una sociedad si se quiere entregada y rendida ante Chávez.
Cómo abordar esto, escapa a este artículo que se centra en los puntos de la reforma. Sin embargo, constatar este hecho, es importante y merece análisis y atención por parte de los actores de la alternativa al gobierno. Esta, a diferencia de elecciones pasadas, parte con mayor fuerza en los números, pero hay que recordar que el efecto del revocatorio de 2004 puede repetirse: una mayoría que se convierte en minoría, aunque ahora hay una diferencia. Chávez quiere una aprobación rápida, a diferencia de 2003, cuando dilató la consulta para agosto de 2004.
Como los artículos y la propuesta son muy extensos y este artículo sería excesivamente largo si se analiza así, se van a mencionar los artículos por número, y se harán comentarios puntuales en cada uno, al compararlos con los artículos de la Carta Magna de 1999, en el sentido de mostrar qué se pierde con los cambios, y qué es lo que se quiere introducir como nuevo, sin hacer un análisis exhaustivo de cada uno.
Al leer la propuesta de Chávez, queda claro que el objetivo es acabar con cualquier mecanismo descentralizado, plural y autónomo de la sociedad. Más nada. La palabra autonomía no existe en el diccionario del gobierno, y eso es la propuesta: todo el poder para Chávez –de aquí la ironía de las cuñas del gobierno “Con Chávez manda el pueblo”, pero en los gobiernos hegemónicos se hacen esos juegos de significados- al acumular cuatro áreas fundamentales: territorio, poder ejecutivo, BCV, y FAN.
Posiblemente, dentro del cálculo del Jefe del Estado, considere necesario tener estos mecanismos para, más seguro en el poder, avanzar en otra reforma luego –de aquí el aumento del período presidencial a 7 años, entre otras razones- que le permita tener la norma constitucional acorde a la extensión que quiere. Nótese que Chávez no abordó la educación, las universidades, los medios de comunicación, por ejemplo. La política impuso sus límites, pero Chávez es paciente, y su cálculo puede ser concentrar los factores de poder, para luego hacer cambios en otras áreas, en otra reforma a futuro. No hay que hacer un gran análisis para entender la propuesta Chávez: eliminar poderes plurales y todo concentrarlo en un centro: él y el Estado; “todo dentro de Chávez y del Estado, nada fuera de Chávez y del Estado”. Eso es todo.
Vamos con los artículos.
1.-Artículo 11. Propone crear “Regiones especiales militares con fines estratégicos y de defensa” en ¡todo el país! ¿Cuáles son los fines estratégicos y de defensa? El Jefe del Estado puede disponer, ahora, del territorio para sus planes. El primer geógrafo de la república.
2.-Artículo 16. Su redacción es ambigua porque los nuevos territorios los crea el Presidente, aunque se someten a referéndum. Pero la iniciativa viene de arriba hacia abajo, es decir, un poder no democrático, porque el poder democrático viene de abajo hacia arriba. De la Carta Magna de 1999, se eliminó lo relativo a la autonomía de los municipios y la descentralización político-administrativa. De aquí que se hable indistintamente de Poder Nacional y Poder Ejecutivo, con lo que se crea confusión, aunque es lo mismo: el Presidente.
Las únicas instancias de participación ciudadana aceptadas por el Estado son las comunidades, comunas, y ciudades. Estas son la “materia viva”. Las alcaldías y las gobernaciones son meras estructuras burocráticas.
En los distritos funcionales, los planes serán elaborados por el gobierno, y hay muchos conceptos que no se definen: “lotes territoriales”, “misión local”, “misión distrital”, “ciudad comunal”, y “Estado socialista venezolano”, por ejemplo.
Básicamente, se le da al Jefe del Estado la potestad de crear instancias territoriales que se superponen a las existentes, y se crean instancias de participación únicas para los ciudadanos y ciudadanas. Es decir, que la sociedad participe en una única forma de organización social ¿Cómo armonizar esto con los demás derechos de la Constitución de 1999, que no se tocan? Será un interesante caso constitucional a resolver porque si la única instancia de participación ciudadana son los consejos comunales ¿No se podrá hacer una asociación de vecinos? ¿Será ilegal, pero ilegítimo?
3.-Artículo 18. Define a Caracas como la capital de la república. Sin embargo, el “derecho a la ciudad” que propone está subordinado al “rol estratégico en el sistema nacional de ciudades”. Hay más términos: “ciudades satélites”. La extensión del nombre de Caracas es cursi, por decir lo menos.
4.-Artículo 67. Tal vez el mejor artículo de la propuesta. Abre la posibilidad del financiamiento público a las campañas electorales, y al uso equitativo de los medios de comunicación social, durante las campañas electorales. Lo único llamativo es que se eliminó de la Constitución de 1999, lo relativo a que los partidos no pueden contratar con organismos públicos ¿Será que el partido y el Estado son lo mismo, por lo que no hace falta este punto? De nuevo, la fusión Estado-sociedad ¿A cuál Gramsci se refiere el Presidente? porque el pensador italiano planteó dos instancias autónomas: Estado y sociedad civil. Chávez quiere que la primera aplaste a la segunda, en nombre de Gramsci.
5.-Artículo 70. Se agrega el nombre de comunal a todo –ya no se cree tanto en las cooperativas a secas- y la solidaridad se adjetiva: “solidaridad socialista” ¿Qué será?
6.-Artículo 87. Ya no son los patronos quienes tienen la obligación de garantizar a los trabajadores condiciones dignas de trabajo. Ahora, es el Estado. Propone incorporar a los trabajadores por cuenta propia al sistema de seguridad social. Lo que no dice es que eso ya está presente en el artículo 86 de la CN de 1999.
7.-Artículo 90. Se cambió la jornada de trabajo de ocho horas a seis horas diarias. De entrada, no luce restrictivo, aunque habría que evaluar el cumplimiento de este artículo, dados los obstáculos a la inversión en Venezuela. La prensa hace bulla con este artículo, pero no es tan grave como otros, porque ya existe en la CN de 1999 (art. 90) ¿Por qué no se ha hecho efectivo? es la pregunta.
8.-Artículo 100. No luce restrictivo, salvo la arrogancia de hablar de “gran nación suramericana”. Rememora un poco a los socialismos reales, “La gran Patria” o “el padrecito Stalin”.
9.-Artículo 112. Uno de los que más amenaza a las personas. Propone Chávez eliminar la libertad económica en todos los ámbitos. Se quitó la parte que dice en la de 1999, “todas las personas podrán dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia....”. No lo prohíbe, pero propone quitarlo ¿Para qué? Muy claro: Chávez y Giordani –principalmente éste- creen que la clave del desarrollo de un país es ajustar todo a un plan de desarrollo nacional. Posiblemente, se quieran reorientar las actividades económicas en Venezuela hacia algunas determinadas, y se necesita quitar la libertad de escoger tanto de los individuos como de las empresas. Se propone eliminar la libertad de empresa, de trabajo, comercio, etc. Se propone quitar la parte de la CN de 1999, que dice que el Estado promueve la iniciativa privada. De aprobarse, el Estado tendrá control ya no sólo de los factores de producción, sino de las decisiones sobre cómo usarlos. Controlará lo tangible y lo intangible de la economía.
Tiene términos de difícil aplicación, “la mayor suma de felicidad posible” ¿Se puede decretar esto?
10.-Artículo 113. El Estado pasa a prestar los servicios públicos “estratégicos” y “vitales”. No hay concesiones, salvo en los servicios no estratégicos y no vitales ¿Qué es lo estratégico y lo vital? Para un Estado como el venezolano actual, es todo.
11.-Artículo 115. Es engañoso. Se eliminó del texto de 1999 la capacidad individual de uso, goce, disfrute, y disposición de los bienes. No elimina la propiedad privada, y reconoce los “medios de producción” pero.... “legítimamente adquiridos” ¿Qué significa esta expresión? Pretende hacer ley el robo de activos como pasó con RCTV y Avila Mágica, “lo tomo y luego te pago, cuando quiera y lo que quiera” ¿Podrá ser válida con este artículo la doble jornada laboral que se quiere ahora? ¿Quién invierte en magnitudes grandes, para promover miles de empleos hoy?
12.-Artículo 136. Es el que propone eliminar la autonomía de los poderes del Estado, y concentrarlo en uno solo. Del texto de 1999, se quiere eliminar la frase, “Cada una de las ramas del poder público tiene sus funciones propias, pero los órganos a los que incumbe su ejercicio colaborarán entre sí en la realización de los fines del Estado”.
Encapsula la soberanía en el “poder popular”. Es decir, la soberanía no tiene otra forma de expresión que el “poder popular” que se ejerce a través de las comunas, comunidades, y ciudades. No hay otra forma de expresión de la soberanía. Si no es por estas vías, para la propuesta Chávez no existe. Hay algunas contradicciones. Dice la propuesta que el poder popular no nace del sufragio “ni de elección alguna”, pero luego se dice que el poder popular se ejerce a través de los consejos comunales, por ejemplo, pero en estos, de acuerdo a su ley, se seleccionan voceros ¿Cómo? A través de elecciones ¿Son o no poder popular, porque si hay elección de voceros, y el poder popular no tiene elecciones, son los consejos comunales una instancia metafísica? Es decir ¿Cómo escoger representantes sin algún mecanismo de elección para que sea poder popular? Una importante contradicción no resuelta en la propuesta Chávez.
13.-Artículo 141. De acuerdo la propuesta, la administración pública ya no estará al servicio de los ciudadanos y ciudadanas, como lo dice la Carta Magna de 1999. Serán “instrumentos del poder público” ¿Para qué pagar impuestos, entonces? Se quiere darle rango legal a las misiones, pero no como política de liberación, sino como una administración más, que podrá abordar cualquier cosa, por supuesto, “los cuales serán establecidos por el poder ejecutivo”. Una lástima con las misiones. De política de oportunidades, a administración pública paralela ¿Para llenar las marchas?
14.-Artículo 156. Muy sospechoso. Entre las competencias del poder público nacional, se agrega una nueva que se llama “registro civil de bienes” ¿Qué será? Se propone que el registro electoral no lo lleve el CNE sino el “poder nacional” ¿Cuál? salvo que el CNE sea parte del “poder nacional”, luego ya no es autónomo. Agrega la competencia de crear nuevos territorios. Se propone eliminar la LAEE ¿Qué dicen los estados a esto?
Incluye como competencia del poder nacional nuevas cosas, “telefonía por cable, inalámbrica, y satelital, televisión por suscripción” ¡Todo dentro del Estado!
Incluye a la Contraloría como un ente del poder nacional ¿Como el CNE, es decir, sin autonomía, que es lo propuesto?
Incluye el control total de la economía, “la gestión y administración de los ramos de la economía nacional”, que no está en la de 1999.
Propone facultades para regular el territorio de municipios y estados. Le quiere quitar la administración de puertos, aeropuertos, vías de comunicación a los estados. Cierra con esta perla la propuesta de Chávez, "toda otra materia que la presente Constitución atribuya al poder público nacional, o que le corresponda por su índole o naturaleza, o que no esté atribuido expresamente a la competencia estadal o municipal". La CN de 1999 sólo dice, "
toda otra materia que la presente Constitución atribuya al poder público nacional, o que le corresponda por su índole o naturaleza" ¿Por qué quiere incluir a los estados y municipios? La descentralización pierde aquí.
Algo curioso: la soberanía se ejerce a través del poder popular, que no nace de elecciones, pero es competencia del poder nacional, “la promoción, organización, y registro de los consejos del poder popular” ¿Cómo un poder derivado de elecciones va a regular a uno no derivado de elecciones, que es la base de todos los poderes? Una soberanía tutelada y una democracia tutelada es lo que ofrece Chávez como innovación.
Finalmente, Vielma Mora anunció que se eliminaría el impuesto de sucesiones y el IVA. Para la prensa, este funcionario “es el mejor gerente de Chávez” ¿Le metieron gato por liebre o le mintió al país? Porque se mantienen como competencia del poder nacional recaudar el IVA y el impuesto sobre sucesiones.
15.-Artículo 158. Sencillamente, propone el fin de la descentralización para pasar a una “democracia socialista” (otro concepto) ¿Qué dirán los estados?
16.-Artículo 167. Propone modificar el concepto de situado constitucional, al proponer que sea un mínimo del 25% y no un máximo del 20% como es ahora. La propuesta no dice sobre cómo se van a distribuir los recursos, como lo hace el texto de 1999, por lo que deja el reparto bajo la discreción del "poder nacional". Tampoco habla del reajuste proporcional para el situado, como lo hace la Carta Magna de 1999.
Se propone eliminar el fondo de compensación inter-territorial.
17.-Artículo 168. Los municipios, como dice la propuesta, dejarán de ser la “unidad política primaria de la organización nacional”, como establece la CN de 1999. Encapsula y orienta la participación ciudadana exclusivamente dentro de los “consejos del poder popular”, la única organización posible, como se expresó antes.
Los municipios pierden autonomía. Propone Chávez eliminar lo que dice la CN de 1999, “Los actos de los municipios no podrán ser impugnados sino ante los tribunales competentes, de conformidad con esta Constitución y la ley”. Si se quita esto, es posible que cualquier instancia administrativa impugne, con lo que los municipios estarán sujetos a estas decisiones.
18.-Artículo 184. Se propone eliminar la descentralización y la frase de la CN de 1999, “mecanismos abiertos y flexibles”. Este gobierno no quiere nada abierto ni flexible, quiere todo cerrado y rígido. Ya no es la ley, ahora es el “poder nacional” quien va a crear los mecanismos. Otro indicador de la centralización. De nuevo, la única forma de participación ciudadana aceptada por el Estado son los consejos comunales, las comunas, comunidades organizadas, y otro nuevo concepto, “otros Entes del Poder Popular” ¿Cuántos son, por Dios?
Muy importante. De los servicios a transferir a las comunidades, Chávez propone eliminar de la CN de 1999, los servicios de educación y de salud ¿Por qué se eliminan, si el poder popular es la fuente de soberanía? El poder popular no es tan soberano como Chávez dice o no confía tanto en él.
Finalmente, Chávez propone eliminar de la CN de 1999, “la creación de nuevos sujetos de descentralización”. Se quieren “sujetos” dentro del poder del Estado, no descentralizados.
19.-Artículo 185. El Consejo Federal de Gobierno que define la Constitución de 1999, Chávez propone que se cambie a Consejo Nacional de Gobierno ¿No es Venezuela un Estado federal? Además, propone que este cuerpo no sea permanente, que no planifique y coordine como dice la CN de 1999, sino que sólo “evalúe”. Su tarea no es promover la descentralización, sino garantizar que todo se ajuste al plan de desarrollo nacional. Propone Chávez que este cuerpo lo presida él, y no el Vicepresidente como está ahora.
20.-Artículo 225. Chávez propone nombrar los vicepresidentes “que estime necesario” ¡Carajo!
21.-Artículo 230. Propone un período de siete años y la reelección indefinida. Chávez ha perdido tanto la creatividad, que en el Aló Presidente del día 19-8-07, dijo que esta propuesta no tiene nada de particular porque “a la Reina de Inglaterra no le hacen referéndum” ¡Qué poca imaginación! Sin comentarios, salvo que se proyectó con el ejemplo: se siente rey, aunque “revocable” ¡Qué diferencia con su propuesta de 1999, en la que propuso una sola reelección y –sorpresa- la segunda vuelta! ¿Por qué cambió?
22.-Artículo 236. Son las atribuciones del Presidente de la República. Chávez propone ser él el encargado de “coordinar las relaciones con los otros poderes públicos”, cosa que no está en el texto de 1999. Propone que él puede crear provincias federales (son como estados superpuestos a los estados), ciudades federales, y territorios federales, “Y designar sus autoridades, según la ley” ¡Carajo!
Propone que comanda a las FAN y no las dirige, como establece la CN de 1999, y agrega más cosas, “La suprema autoridad jerárquica en todos sus cuerpos, componentes, y unidades”. Algo más. En el texto de 1999, ascendía a partir de coronel o capitán de navío. Ahora, propone ascender a oficiales, “en todos los grados y jerarquías” ¡El único que ascenderá al personal militar, si esto se aprueba, será él! ¡Carajo hasta dónde llegará el ego de Chávez!
Pero también Chávez es economista. Propone incluir también, “el establecimiento y regulación de la política monetaria”. También es constitucionalista. Propone agregar algo nuevo, “ejercer la iniciativa constitucional y constituyente” ¿Cuántas constituciones quiere hacer?
Así será de poco cuidada la presentación que hizo Chávez el día 15 –algo apurada- que dejó la redacción de los numerales que ejerce en consejo de ministros igual que en la redacción de la CN de 1999, cuando propone unos nuevos y cambió otros. Si se leen los numerales en la propuesta de Chávez, no concuerdan con sus nuevas atribuciones. Ni cuidó este detalle. Como se dice, lo que hizo fue “cut and paste”.
23.-Artículo 251. El Consejo de Estado ya no será de consulta sino de asesoramiento. Propone presidirlo él y no el Vice como es ahora. Nada puede estar fuera de su alcance. Propone eliminar la participación de los gobernadores en esta instancia, como está ahora.
24.-Artículo 300. Propone eliminar la descentralización para las actividades económicas.
25.-Artículo 302. Se mantiene parecido al del texto de 1999, con algunas variantes.
26.-Artículo 305. Al igual que lo que propone para el artículo 115, busca intervenir en el sector alimentos, “si ello fuere necesario para garantizar la seguridad alimentaria”. Propone que se “podrá asumir sectores de la producción” de alimentos, y “utilizar a plenitud las potestades de expropiación, afectación, y ocupación” ¡Carajo! ¿Qué pensará la Polar de esto? Los silos de Barinas, si esto se aprueba, pueden ser tomados de nuevo por el Estado, “sin aviso y sin protesto”, como dicen las letras de cambio.
27.-Artículo 307. Más control del Estado. Propone que el Estado defina lo que es latifundio, “para ser transferidos al Estado”. Propone eliminar de la CN de 1999 la promoción de “formas particulares”, y lo deja sólo en “propiedad social”. También propone quitar la palabra “competitividad” del sector agrícola. Propone incluir la confiscación de fundos que “se utilicen para la comisión de delitos contra la seguridad y defensa de la nación” ¿Cuáles son estos delitos? De nuevo, la discrecionalidad para tomar cualquier cosa que se desee, de acuerdo a los “planes estratégicos de la nación”.
28.-Artículo 318. Propone supeditar el BCV a, “los planes estratégicos de la nación”. Propone que las reservas internacionales, “Serán manejadas por el BCV, bajo la dirección y administración del Presidente de la República” ¡Qué locura!
29.-Artículo 320. Propone eliminar la autonomía del BCV.
30.-Artículo 321. Propone eliminar el FEM, y ofrece lo discrecional, “los fondos que disponga el ejecutivo nacional”. No se dice la cantidad de fondos, o sus nombres. Como las “misiones”. Se deja indeterminado, abierto, que es la forma de gobernar de Chávez. De acuerdo a las necesidades de poder, todo se ajusta a ello, y la propuesta busca darle carácter constitucional a lo discrecional.
31.-Artículo 328. Fin de las FAN profesionales. Propone incluir como tareas de las FAN, “la seguridad ciudadana” ¿Serán la nueva policía? Propone eliminar lo contenido en el texto de 1999, en cuanto a que las FAN no estarán al servicio de persona o parcialidad política alguna. Propone que sea, “de ninguna oligarquía o poder imperial extranjero” ¿Cuál oligarquía? ¿La que hace negocios ahora con el gobierno, multimillonaria, la de las maletas?
Chávez propone eliminar la parte que dice en la CN de 1999, "(...)con un régimen de seguridad social integral propio, según lo establezca su respectiva ley orgánica". El Ministro de la Defensa expresó que para los militares, la propuesta de Chávez no es una reforma, "sino una órden" ¿Habrá leído bien la propuesta de Chávez el Ministro de la Defensa?
32.-Artículo 329. Propone eliminar la GN, y que sus integrantes pasen a otros destinos dentro de las FAN. Propone que se llame Guardia Territorial y la reserva, Milicias Populares Bolivarianas.
En síntesis, Chávez ofreció “cosas bonitas” -no muchas, y ya existentes en el texto de 1999- pero cambió lo fundamental para controlar el poder (el territorio, BCV, poder ejecutivo, y FAN). Es lo que busca: controlar más a las FAN y al BCV, y la reelección indefinida.
Qué ironías tiene la política. Luego del fallido golpe de 1992, Chávez Frías y su grupo, escribieron lo siguiente para justificar el alzamiento, "En Venezuela no existe separación alguna entre las ramas del poder público, pues los partidos políticos, violando deliberadamente su función de intermediarios entre la sociedad y el Estado, conspiraron entre sí para usurpar la soberanía popular y lograr que el Ejecutivo se arrogase la totalidad de los poderes del Estado. Con lo que el Ejecutivo devino en tiranía y el ejercicio de la soberanía popular, a través del voto, quedó reducido a una farsa grotesca, deliberadamente vaciada de todo contenido y propósito". La única diferencia ahora es que no son los partidos políticos, sino el "líder máximo" ¡Qué gran hipocrecía la bandera que enarboló Chávez en 1992, y con la que ganó en diciembre de 1998!
Quien lea esta propuesta sin apasionamientos, concluirá que es una inmensa locura ¿Será Venezuela otro caso de “la marcha de la locura” de la que habló Tuchman? Lo sabremos el día del referéndum que no aprobará o aprobará esta propuesta de cambios.