Léeme en otro idioma

martes, 8 de enero de 2008

Cambio de gabinete
Las iniciativas políticas tomadas por el gobierno a comienzos de 2008, no causan sorpresas. Son la consecuencia de la derrota del Sí el 2D. Como se afirmó en el artículo Amaneció de libertad (día 8-12-07), los resultados del triunfo del No son más cualitativos que cuantitativos. El cambio en el tren de gobierno es una manifestación. Pero hay otras ¿Significa esto un cambio de estrategia o de táctica por parte del gobierno? ¿El gobierno entendió el mensaje del 2D? ¿Podrá Chávez recuperar lo perdido el 2D?
Para la primera interrogante, luce más como un cambio de táctica que de estrategia. Chávez sí entendió que su derrota en el referéndum fue por su extremismo, aunque no lo diga. Habla del extremismo de otros pero -lo oculta- se retrata a sí mismo.
Hay que recordar enero de 2007. El gobierno –interpretando mal los resultados de diciembre de 2006- formuló su estrategia: ideología y radicalismo, y quien no estuviera de acuerdo, sería aplastado. El primero en la lista fue RCTV. El segundo, el sector agroalimentario. El tercero, los partidos vinculados al “proceso”. Jorge Rodríguez fue el encargado de adelantar este “programa de la arrogancia” junto a quienes hoy salen del gobierno, y Chávez se desprendió de las personas consideradas moderadas. Ya no los necesitaba. Estimó –erróneamente- que su fuerza era suficiente para imponer un proyecto. De enero a diciembre de 2007, el comportamiento del gobierno fue de una suficiencia total, y eso lo llevó a aislarse de la realidad del país. La primera señal de rechazo a esta política, fue la movilización originada por el cierre y confiscación de los equipos de RCTV. La segunda señal, la aparición del movimiento estudiantil como catalizador de un descontento de la nación, incubado desde enero de 2007. La tercera señal –definitiva- fue la victoria del No sobre el Sí el 2D.
Chávez asimiló esto: el extremismo lo llevó a la derrota. Así como el país penalizó a la oposición por jugar al extremismo en los años 2002-2005 –radicalismo que casi lleva a la desaparición de la alternativa como fuerza política, que se evidencia en la ausencia de "candidateables" para algunos estados en las regionales de 2008- también castigó a Chávez. Este pensó que sería la excepción. Que la nación toleraría sus excesos. No fue así. Fue severamente castigado.
Una lección que se desprende, es que la sociedad ejerce un papel moderador. Ante un gobierno de excesos y una oposición que no termina de cuajar, el ciudadano y la ciudadana de a pie, son los “poderes fácticos” que cumplen la tarea que ni la AN ni el TSJ hacen: la división de poderes y el equilibrio entre los poderes. Ese rol equilibrador, lo ejercen hoy los venezolanos y las venezolanas, a falta de instituciones que lo hagan. La sociedad obliga a los actores políticos a moderar si no, pierden. Es una buena noticia, y tal como arrancó 2008, este papel va a seguir siendo ejercido por el país.
Como resultado, Chávez pasa del extremismo a la cautela. 2007 fue el “año de la arrogancia”. 2008 para el gobierno, puede ser el “año de medir antes de actuar”. Lo primero que hizo Chávez fue cambiar al gabinete. De alguna manera, lo culpa de lo que le pasó.
Una característica resaltante de quienes salen del gobierno, es su poca capacidad de vinculación y diálogo político con la sociedad, incluido el mundo chavista ¿Alguien recuerda con quién habló Giordani, más allá de ir con las laminitas de siempre al programa de Ernesto Villegas, para decir que la economía seguía creciendo, y que "Venezuela se está quitando los inversionistas a sombrerazos"? ¿Con quién dialogaba William Lara, fuera de las asesorías que recibía de Cuba? ¿Alguien recuerda alguna reunión de trabajo entre el Ministro de Alimentación saliente y los productores, más allá de encuentros que parecían clandestinos, y sólo se anunciaban en la prensa luego de ocurridos? ¿Alguien recuerda alguna señal de humildad de parte de Rodrigo Cabezas en el manejo de las finanzas públicas? ¿No fue Carreño quien despachó el trabajo de la Conarepol por considerarlo “neo-liberal y capitalista”, y que lo que había que promover era una “policía socialista”? ¿Cristina Iglesias se reunía con los productores del país, en un área tan sensible como el Milco, luego del famoso decreto sobre el "compre venezolano"? ¿Se podrá olvidar el comportamiento de arrogancia permanente de Jorge Rodríguez? Con personas como estas, Chávez pensaba conquistar a Venezuela y al mundo. Estos funcionarios terminaron aislados, encerrados cada uno en su mundo, alejados de la sociedad, sin capacidad para vincularse al país, pero con su agenda política. Es lo que en psicología social se conoce como el group think –cuando un grupo sólo se escucha a sí mismo- y normalmente termina en fracaso.

Lo que tienen en común los ministros que entran es que su capacidad política y de diálogo es mayor. Quien representa esto con mayo intensidad es Jesse Chacón. Es una persona de “consenso” de las elites del gobierno y del no gobierno. Es una persona que sabe reunirse. Su principal activo es que tiene la capacidad de que hechos que no son ciertos, los comunica y parecen que son ciertos, y lo hace bien, a diferencia, por ejemplo, de William Lara, quien en sus declaraciones siempre muestra su resentimiento y sesgo político. Chacón es más frío, y eso lo faculta para estar en el Minci –donde de verdad calza, un ministerio donde hay que saber "mentir bien"- o en el Ministerio de la Presidencia, cargo que requiere de capacidades para relacionarse políticamente, y para tratar de persuadir no con lo veraz sino con lo verosímil. De alguna manera, va a ejercer el mismo rol que en el pasado cumplió Carmelo Lauría en los gobiernos de AD: una suerte de primera entrada entre las elites y el gobierno; ahora, entre las elites y Hugo Chávez.
Si esta inferencia es correcta, podría pensarse que ciertas decisiones del gobierno serán consultadas con sectores que no son del gobierno, no tanto para buscar consensos, sino para evitar conflictos. Al mismo tiempo, sectores de la elite nacional, tendrán una vía para comunicarse con el gobierno, canales que se rompieron en 2007, cuando la jugada maximalista de Chávez también produjo perdedores en el lado del gobierno, que también quedaron aislados. Chávez busca recomponer sus canales de comunicación con las elites que no son del gobierno. El tiempo dirá de la habilidad de Chacón para esta tarea.

La designación de Carrizalez sigue la misma lógica. La idea de Chávez en 2007 era tener un VP que acelerara. No en balde se habló “de los cinco motores” que hoy, como reconoció Chávez, están fundidos y en mínimo. Eso parece cambiar con la designación de Carrizalez, y ahora en vez de motores, tal vez se tenga que hablar de la VP “de frenos de disco y frenos de tambor”, y también ABS, porque seguro habrá muchas “coleadas políticas” porque el 2D comenzó a llover, y no parece escampar “por ahora”. Entonces, buscó un VP con un perfil menos público, y con tiempos más pausados. Como dijo el mismo Chávez, Carrizalez hará seguimiento a la gestión de gobierno, que es lo que hasta ahora ninguno de los VP de Chávez ha hecho. No sólo por la natural propensión de Chávez a protagonizar todo, sino porque todos los VP tenían agendas políticas, siendo la más destacada la de Jorge Rodríguez, en donde Chávez cometió un error –que revela la importancia de la división de poderes y de separar cosas- lo puso a dirigir al PSUV y ser VP al mismo tiempo ¿Dónde terminaba el VP y comenzaba el político? Estas fronteras nunca estuvieron claras, y la tendencia fue a la expansión, producto de la dinámica de combinar y usar el poder del Estado para una agenda política propia, junto al abandono de Chávez de la gestión diaria del gobierno, ocupado en su ciclópea tarea de redimir a la humanidad de las injusticias de hace 2.000 años.
Carrizalez luce que será más discreto, y Chávez separó el PSUV –quedó en manos de Rodríguez el congreso fundacional- y deja al VP con la posibilidad de cumplir con su tarea de ser una suerte de director ejecutivo del gobierno.
Andrés Izarra tiene la ventaja sobre William Lara que es menos ortodoxo. Lara hizo de la comunicación un ejercicio de ortodoxia política, que al final se tradujo en cuñas y mensajes de baja calidad tanto en su forma como en su contenido, tipo propaganda. Izarra es menos rígido, aunque igual de arrogante que Lara. Chávez busca con este nombramiento en el Minci, darle un perfil a los distintos canales de comunicación del Estado –que con la gestión de Lara terminaron todos en ser medios de propaganda de baja calidad- y refrescar la imagen y las producciones del gobierno tanto a nivel nacional como internacional -Izarra, como buen exponente de la "boliburguesía" del gobierno, tiene su tendencia "hollywoodense"- incluido el programa Aló Presidente, cuyo formato ya luce agotado y que tuvo –según Chávez- un 52% de audiciencia el día de su estreno en 2008, pero más por la expectativa de los anuncios que haría Chávez, que por el programa en sí, que ya luce repetitivo y cansón: un señor que habla 8 horas, y un público que sólo se limita a aplaudir y a repetir consignas, con cara de fastidio.
Tal vez el mejor ejemplo de la bancarrota comunicacional del gobierno –debido mayormente a la ideologización que buscó en 2007- es TVES. Canal que nace con una señal del Estado pero quitada ilegalmente a RCTV, que opera con los equipos confiscados a RCTV, con un apoyo total del gobierno, pero....con una audiencia casi cero. La razón que da Lil Rodríguez es la típica de la evasión y de quienes están en el gobierno para explicar sus fracasos: son 40 años de “ideología capitalista”. Lo que no repara la señora Rodríguez es que el gobierno para el cual ella trabaja tiene 9 años y.....los “40 años” terminaron en 1998, por si ella no lo sabía ¿Se habrá enterado que el Muro de Berlín ya no existe?
Chávez es un mago de los espejismos: siempre habla como si estuviera comenzando, pero lo cierto es que si tomamos como base los 5 años de cada gobierno de “los 40 años”, este gobierno ya tiene cerca del 25% de todos los gobiernos de 1958 a 1998 ¡Un solo gobierno ya tiene la cuarta parte del tiempo de 9 gobiernos que terminaron en 1998! Como se dice, “una pelusa”.

¿Cuál es el balance de TVES? Hacer más desigual el espectro comunicacional. Curiosamente, el gobierno benefició a su anterior enemigo: Gustavo Cisneros. Antes de la salida de RCTV, el share estaba más o menos compartido entre RCTV y Venevisión. Ahora, Venevisión tiene la mayor parte de la audiencia, y canales como Televen y Globovisión han recibido algo ¿Puede decirse que se democratizó el “espectro radiomagnético” cuando un canal concentra la mitad o cerca de la mitad de la audiencia, pero antes del 27 de mayo de 2007, ese valor estaba repartido entre dos? Con razón, Romero Anselmi y Bardasano han hecho buenas migas.
Igual ocurre con el canal 8, al que debería darle vergüenza que el programa que más se menciona y seguramente el que tiene mayor audiencia, sea un programa de un degradante nivel humano y ético llamado La Hojilla. Por cierto, programa que ve mucha gente de la oposición. Algunas tradiciones se mantienen en Venezuela, a pesar de todo lo que ha pasado: una, el disfrute morboso de ver cómo destruyen a otros a través de chismes, que es lo que hace ese degradado programa. Tal vez por eso todavía se mantiene. Tiene muchos dolientes ocultos e insospechados, no sólo dentro del gobierno.
Finalmente –porque sólo se analiza el llamado “gabinete político”- el nombramiento de Rodríguez Chacín parece marcado por la coyuntura de las relaciones del gobierno con Colombia y las FARC. Luego de la torta –porque no hay otro nombre- puesta por Chávez en la llamada “Operación Enmanuel”, seguramente esté buscando maneras –incluso clandestinas, que sutilmente rechaza el gobierno de Colombia- para lograr que las FARC liberen a quienes prometieron liberar, como una manera de recuperar en algo su dañada reputación de “mediador”. Rodríguez Chacín es el hombre, es el interlocutor con las FARC.
Sobre el tema de la inseguridad, no se sabe el enfoque que tomará Rodríguez Chacín. Lo único que tiene, es su fama de “Rambo”, y tal vez el gobierno quiera ver acciones rápidas y llamativas en el campo de la seguridad ciudadana, como una manera de comunicarle al país que, por fin, este tema le interesa. Al mismo tiempo, Rodríguez Chácín tiene contactos con los "bajos fondos" -las FARC, por ejemplo- y esto puede ser usado por el gobierno para atacar la droga, y comunicar voluntad de luchar en contra de este delito, que llega a niveles alarmantes con el caso de los "narco-pulpos".
Si este nuevo gabinete se compara con al anterior, el punto a favor que tiene es que posiblemente tenga una mayor capacidad de relación y diálogo político con sectores de poder del gobierno y del no gobierno, lo que puede pronosticar una baja en la intensidad del conflicto entre el gobierno y determinados sectores de la sociedad. Más nada.
Hay dos debilidades. La primera, es si efectivamente Chávez dejará que sus ministros y el VP tengan autonomía. El fracaso de los ministros es, en buena medida, responsabilidad de Chávez. Todos los ministros revelan incapacidad para tener una postura propia, porque Chávez les comunica que es lo que desea, si se quiere ser exitoso dentro de su gobierno. De manera que muchos funcionarios son “más papistas que el Papa” –ironía, Chávez se quejó de eso, cuando él es el principal promotor del extremismo- para tratar de agradar al “jefe” y “ganar puntos”, algunos con despliegues verbales realmente vergonzosos. Se recuerda al diputado (con d minúscula), que afirmó que en la AN que “Chávez es el sol del universo” durante el tema de la "reforma".
Esto no parece que va a ocurrir. En los minutos que VTV transmitió sobre el primer consejo de ministros el día 8-1-08, Chávez ya establece lo que hay que hacer. Algo como un "dictado" a los ministros, y su obsesión parece ser cómo imponer la "reforma" sin que se haya aprobado. De verdad, sus palabras revelan que no halla qué hacer para darle la vuelta a la no aprobación de su "nueva constitución".
Lo segundo es que la capacidad política del gabinete es sólo a nivel de las elites, no hacia el país. Resulta que el gobierno de Chávez terminó en una casta que se adueñó del país. Su confesión de que designa los candidatos “a dedo” de una lista con 4 nombres que le llevan, y la instalación de la AN el día 5-1-08, que fue una confesión de los “parlamentarios” que desde 2005 no hacen lo que tienen que hacer –legislar y controlar- indican que un “grupito” dirige al país, en nombre de la “democracia participativa y protagónica”. Si con la Constitución de 1999 Chávez usó su dedo, hay que imaginarse cómo sería el dedo si hubiese ganado el Sí el 2D. Como se dijo en el artículo Amaneció de libertad, con el triunfo del No, “nos salvamos de la guerra”.
Chávez quiere articular sus contactos con las elites, pero no con el país. Es lo que se llamó en el artículo Amaneció de libertad, la estrategia “corporativista”. El gobierno busca minimizar el impacto de sus decisiones mediante acuerdos cupulares, y colocando personas que considera pueden recomponer sus alianzas, sean porque son aceptados (Chacón), por consideraciones pragmáticas (Sanz), o para comunicar amplitud a los aliados políticos (Albornoz).
Esto conecta con la segunda pregunta del inicio del trabajo ¿Entendió el gobierno el mensaje del 2D? No lo entiende. Chávez luce perdido. Las explicaciones giran en torno a que el país “no está preparado”, y la “manipulación de los medios con el comunismo”. De aquí no salen los argumentos. Es tan grande la ceguera y tan profundo el impacto del 2D en el gobierno, que los llamados académicos e intelectuales del gobierno que escriben en la sección de El Nacional, “A tres manos” –salvo honrosas excepciones- repiten los mismas razones que dan los políticos, y llegan a contradicciones al decir que la reforma tiene que “venir de abajo”, cuando tienen 9 años hablando de la “democracia protagónica”, y no se atreven a decir que fue el dedo de Chávez quien la impuso. Otros, se van por “la tangente”, y apelan a explicaciones más enjundiosas como el de un “imaginario socialista”, que tiene que construirse porque los “40 años” dejaron un “imaginario capitalista” ¿Y no van 9 años, con 6 canales de TV propios, para construir el "imaginario socialista"? ¡Qué mediocridad! ¡Y son los “intelectuales” del “proceso”!
¿Es tan difícil entender para el gobierno que un socialismo soviético-cubano no lo quiere nadie en Venezuela? ¿Que por eso no ganaron el 2D? No se trata de la “cuña de la carnicería” –la que, por cierto, no mostró nada que no sea posible, ya que el gobierno hizo creer a todo el país que expropiaría todo, y lo dijo muchas veces, y la cuña lo que hizo fue hacer saliente al público esa posibilidad, “que esto llegue a pasar depende de ti”, decía la cuña- sino que la sociedad antes del referéndum ya rechazaba ese modelo, con lo que se cae la tesis que el país “votó en 2006 por el socialismo”. Si así fue, votó por un socialismo diferente al soviético y al cubano.
El mensaje no se ha entendido, por ejemplo, cuando el gobierno habla de crear una alianza con la "burguesía" (¿Cuál? por cierto, si la burguesía está en el gobierno y es el gobierno), pero al mismo tiempo anuncia que PDVSA va a dedicarse a la alimentación, cuando la alianza verdadera es dialogar con los productores para que estos produzcan, y no crear más empresas del Estado que fracasan. Si cada día PDVSA produce menos petróleo -la contracción del 2007 fue del 5,8% según el BCV- ¿Podrá producir y distribuir leche, por ejemplo? Sólo queda exclamar ¡qué mala leche la que le cayó a PDVSA!
Se habla de una alianza con la clase media, pero la reducción del cupo de internet de 3.000$ a 400$ es un golpe fuerte para ese sector, que tal vez compre carros, pero su calidad de vida no ha sido la más beneficiada por el gobierno, al menos en la clase media que no ha sido creada en la burocracia del "proceso". Ciertamente, es poco ético vender el cupo en dólares -no se trata de que "es mi derecho de hacer con mis dólares lo que quiera", como muchos justifican esa tradicional viveza nacional- pero el "remedio resultó peor que la enfermedad". La causa está en los excesivos controles. Tal vez una muestra de compromiso haya sido que Chávez anunciara que no va a regalar más dinero al exterior.
Se habla de tolerancia, pero puede ser ejemplo de ello la respuesta de Cilia Flores -día 8-1-08, esta persona es alguien del "núcleo duro" que se mantuvo- ante la posibilidad de discutir la propuesta de amnistía de Chávez, afirmó que "de antemano le decimos que será negada con 160 votos".

Que el gobierno no haya entendido el mensaje del 2D lo deja con dos opciones: o trata de promover un clima para lograr lo que no pudo en 2007 con el extremismo -que es lo que trata de hacer ahora- o, se cansa, y vuelve a radicalizar, cuando se de cuenta que esto no sirve. En los dos casos, el gobierno pierde. En ambas situaciones, sus pretensiones serán rechazadas. El gobierno quedó atrapado en su discurso radical y, para colmo, la credibilidad de Chávez está dañada. Es difícil creerle, y su capacidad de imponer cosas es relativa. Ya no se le ve como a un “dios” –imagen que construyó de sí mismo- y cuando los “dioses” caen, la ira es mayor porque se les culpa de los fracasos, ya que dijeron que lo podían todo. Un caso cercano es el de CAP: cuando no pudo demostrar que era el hombre de la “democracia con energía” –en su segundo gobierno- toda la sociedad se puso en su contra, hasta que lo sacaron del poder. Cuando el líder carismático cae, cae completo y se hunde. Chávez puede estar en el trance de erosión de su carisma.
Igualmente, si radicaliza, perderá. Tal vez lo haya entendido porque en su Aló Presidente reconoció que no puede estar más allá del 2012, y no ha vuelto a tocar el tema de plantear la reforma, sino que ahora la busca por la vía “de la cotidianidad”. Ya no es el socialismo macro, sino el socialismo cotidiano, micro. Como el libro de Schumacher Small is beatiful.
El gobierno tiene una terrible disyuntiva: si radicaliza, cae; si no radicaliza, pierde la magia; si no hace nada, se deteriora.
En síntesis, Chávez parece visualizar su estrategia en los siguientes términos: recomponer sus canales de comunicación con sectores del país, lograr una gestión de gobierno aceptable, y fortalecer al PSUV, para -su objetivo político- mantener lo logrado en 2004 o potenciarlo. Si todo le sale bien, es posible que el tema de la "reforma" se toque otra vez en 2009 o 2010. Las "tres R" políticas de Chávez no son las que anunció -revisión, rectificación, y reimpulso- sino Recomponer, Resultados, y Reconquistar. Estas son las "tres R" reales. Lo primero es recomponer el cuadro de alianzas -destruido en 2007- y de aquí el cambio de gabinete.

Esto no debe alegrar a nadie. Venezuela es un país con instituciones débiles, que invitan no al trabajo en pro del país, sino al beneficio propio. El riesgo es que Venezuela sea tomada por intereses del gobierno y no del gobierno, que vean a un Chávez en caída, sin capacidad para articular. Es una situación parecida a los dos últimos años del gobierno de Caldera, en donde el país seguía su ritmo, pero sin norte, y grupos de interés disputándose el control de Venezuela para controlar los resortes del dinero y del poder. Algo como, Business as usual.
Por supuesto, 1998 no es 2008. Como se dijo al inicio, la sociedad hoy cumple una función de vigilancia y equilibrio, a falta de organizaciones con capacidad para hacerlo. No sólo se limita a equilibrar, también castiga: con la derrota electoral o con la abstención, que aprendió a usar estratégicamente, no en términos subversivos como lo plantea cierta oposición –para tumbar al gobierno- sino como una manera de quitar apoyo y de expresar descontento. Si no se entiende el mensaje del 2D, la abstención en las regionales de 2008 puede ser del 60 o más por ciento.

De aquí que resulte inexplicable el rezago de la oposición a comienzos de 2008 –está visto que las vacaciones pesan más en la oposición que en el gobierno, porque tarda más en reaccionar; de por sí es lenta, pero luego de un receso es más lenta- porque el gobierno movió sus piezas, que era lo esperable luego del 2D. Estas iniciativas pueden ayudarlo un poco, pero si no entiende el fondo del problema –la sociedad no quiere su modelo socialista- al cabo de un tiempo fracasará. Es lo que puede pasar.
Es tiempo, entonces, que la oposición puede aprovechar para presentar una oferta realmente alternativa, de cambio. Este ya no está en el gobierno, que luce un gobierno conservador, preocupado sólo por mantener el poder. Hasta ahora, los anuncios de Chávez -salvo el de la amnistía- no revelan innovación, sino repetición.
La oposición se maneja en los lugares comunes de siempre de “amnistía chucuta” –cuando lo que podría hacer es ofrecer un mecanismo y una propuesta alternativa para hacer de la amnistía accesible a todos y a todas, principalmente a los perseguidos políticos menos “mediáticos”- o que “la inflación perjudica a los más pobres” (descubrieron el agua tibia, como se dice), pero sin profundizar, sin mostrar una agenda clara de acción, ausencia que abre la puerta a muchas propuestas que no parecen tampoco entender el momento político que vive el país, como la realizada por AD para solicitar un juicio por insania mental –que no es tan sencillo como lo plantearon- en contra de Chávez o el revocatorio. Tal vez se llegue a lo último, pero el país espera otra cosa más allá de un simple anuncio de algo que, si ocurre, será en el 2010 ¿Y qué se hace de aquí a esa fecha? Esto no lo respondieron los señores de AD.

La oposición debe evitar caer en el error en el cual cayó Chávez en 2007: la suficiencia, o lo que la caracteriza: esperar a última hora para actuar. A veces pareciera que se quisiera regresar a momentos ya superados bajo la idea que Chávez ya está caído, y el momento de Venezuela es otro. Una prueba para la oposición va a ser la selección de sus candidatos para las regionales de 2008, en donde deberá mostrar frescura, capacidad de renovación, y hacer lo a tiempo. No esperar a julio para anunciar las candidaturas.
En política, no hay restricciones y todos tienen derechos, pero debo admitir que veo con preocupación las declaraciones dadas por Enrique Mendoza el día 7-1-08, al afirmar que “ahora se dedicará a recuperar Miranda para los mirandinos”. Esta frase dice lo que dice, y no señala que él se vaya a lanzar en 2008, pero la posibilidad que así sea, tampoco es incierta, cosa que sería un error. Si algo necesita la política venezolana, es renovación más que de edad –que hay gente joven- de ideas.

Pos supuesto, mi opinión no reviste interés, ya que es la evaluación de un habitante de Miranda, y serán los electores mirandinos y mirandinas, quienes decidirán a cuál persona confiar para el lapso 2008-2012. Si Mendoza se lanza y gana, será una decisión democrática y que, de alguna manera, a él “le saca una espinita”, porque en 2004 perdió por apenas 25 mil votos, y su tendencia era a ganar con mayor porcentaje. En 1995, ganó con el 44 por ciento; en 1998, con el 51% y en 2000, con el 65 por ciento. En 2004, no ganó y logró el 48% de los votos.
Sin embargo, la vida de Mendoza como funcionario en Miranda –concejal, alcalde, gobernador- debe tener por lo menos 20 años. Creo que una renovación hace falta, y no cabe el argumento que “si lo hace bien, que siga”, porque ese fue el argumento que usó Chávez para justificar la reelección indefinida. Si bien un país no es igual a un estado, la alternabilidad como principio no discrimina entre niveles. Para Mendoza y otros en su situación, cabe la respuesta de Wellington, quien después de derrotar a Napoleón, le preguntaron cuál era la prueba más difícil para un general, y respondió, "saber cómo y cuándo retirarse".
Destaco que mi opinión no supone una evaluación a la persona de Mendoza. Me contento que su causa sea sobreseída, y revelo que participé en un equipo de políticos y no políticos el cual, durante el mes de diciembre, discutió y ofreció estrategias y acciones, para el beneficio de Mendoza, mientras preparaba su presentación ante las autoridades, como ocurrió el día 7 de enero de 2008. Sin embargo, creo que la sociedad demanda renovación, y por eso pienso que las opciones de candidatos deben abrirse a otras alternativas, más allá de las esperadas por razones justificables, con métodos novedosos, que trascienda a las famosas "encuestas" ¿Qué tal las nombradas "primarias", de las que todo el mundo se olvidó? ¿Mataron al tigre y le tuvieron miedo al cuero? Al observar las primarias en EE.UU, la verdad es que comunica una sociedad con vigor democrático. Lo peor que podría hacer la oposición es definir cupularmente las candidaturas, y que aparezcan personas que tuvieron sus momentos de gloria, para optar nuevamente a un puesto.
No se, pero a veces siento que ni el gobierno ni la oposición han hecho una lectura en detalle de lo que pasó el 2D.