Léeme en otro idioma

miércoles, 2 de marzo de 2011

El momento político a través de una encuesta
Comienzan a salir los “numeritos” de las encuestas, y el domingo 13-2-11 El Universal, en una serie de notas firmadas por Eugenio Martínez, publicó un estudio del IVAD, con campo del 20 al 30 de enero de 2011. Por mi parte, tuve acceso a otro estudio del IVAD con fecha de campo 23 de enero al 3 de febrero de 2011. Ambos con cobertura nacional, y una muestra propia de los estudios nacionales de Seijas: 1.200 entrevistas.
Estos números los comparé con los que tengo en mi "banco de encuestas" del IVAD y de otras firmas, para 2010.

Advierto acerca de la prudencia que hay que tener con los números de las encuestadoras luego del 26S, por el “pelón”, unas más, otras menos, pero fue una equivocación general de las firmas que pronosticaron el número de escaños para la Unidad. Un buen número afirmaba que Chávez sacaría no menos de 110 diputados, y a la Unidad, los más optimistas, le asignaban 53 escaños. En el llamado voto popular la gran mayoría de las encuestas acertaron.

El punto es menos los no aciertos, que la insistencia en las proyecciones sobre los escaños -que promediaban 45 sillas- cuando la evidencia de las propias firmas sugería que, al menos, la Unidad obtendría 60 puestos.

En otras elecciones tuve experiencias similares. En 2007, ya en septiembre de ese año se podía pronosticar que Chávez perdería el referéndum, pero se decía que lo ganaría, incluso con 60 por ciento. Para mediados de 2008, se podía pronosticar que la Unidad tendría entre 6 a 10 posiciones en las regionales, pero la semana antes se afirmaba que sacaría sólo 3 posiciones.

¿Por qué? Será objeto de otra entrada de este blog. Estimo que los encuestadores también se creyeron el cuento del Chávez que lo sabe todo, y siempre lo sobre-estiman y subestiman a la Unidad. Durante la campaña, fui a varias presentaciones de firmas muy prestigiosas, y el tono era ese: el “genio” frente a los “pobrecitos” de la Unidad, que no pueden con un tipo tan avispado como Chávez, Tío Tigre y Tío Conejo al mismo tiempo.

En fin, los encuestadores sacan bien sus números, pero sus interpretaciones muchas veces son erradas, por los intereses que tienen que complacer y por creer que Chávez realmente es alguien que se las sabe todas. Nada escapa a su inteligencia o sabiduría, y eso los lleva a sobre-estimarlo. El miedo a las sanciones del gobierno puede jugar algo, pero no mucho.

La lección para los encuestadores: la primera, no subestimar a ningún actor político. La segunda, son mejores en sus números que como “analistas políticos”.

Algunos breves comentarios pueden formularse con base en estos dos estudios.

En mayo de 2010 de acuerdo al IVAD, quienes decían que la situación del país estaba “buena” sumaban el 44,6% y los que decían que estaba “mala”, totalizaban el 53,3 por ciento. En enero de 2011, la situación es 46,1% y 52,5% respectivamente.

Se toman estas cifras porque pueden dar soporte a la tesis de “normalización”, idea que sostengo maneja el gobierno en estos momentos, que se vio durante las comparecencias en la AN. Los hombres “ponderados y equilibrados”, igual comportamiento se observó en el Consejo Federal de Gobierno realizado el día 26-2-11, o el diálogo de AlAissami con los estudiantes en la OEA.

La pregunta –si los números están bien- es: si la situación del país, en general, se percibe igual entre mayo de 2010 y enero de 2011 ¿Por qué cerca de 4 de cada 10 quieren que Chávez se quede más allá de 2021, cuando en agosto de 2009 eran 3 de cada 10?

En un año (enero 2010-enero 2011), la llamada popularidad (desempeño en IVAD) de Chávez subió 7,1 por ciento, y hoy se ubica en sus valores cercanos al 65 por ciento.

Hay que destacar, sin embargo, que sólo tres actores políticos tienen una aprobación igual o mayor a 60 por ciento: Chávez, la AN, y la MUD. Esta última, mantiene su alta aprobación desde agosto de 2010. En otras palabras, ya Chávez no está solo en la popularidad "del 60%". Tiene competencia.

Con Chávez el análisis tiene que ser más complejo. Tiene varias medidas. Lo que muchos afirman es la "popularidad" -que en el IVAD es evaluación del desempeño- Chávez tiene un 65% que aprueba su actuación como Presidente (distribuido en Excelente, Bueno, y Regular hacia bueno). Lo que se acerca a la "popularidad" -en IVAD es el agrado- es de 55 por ciento.

Interesante este patrón con Chávez: 65% aprueba su desempeño, a 55% le agrada, 44% lo reelegiría, y 42% votaría por él.

Una hipótesis es que el gobierno llegó a este mismo análisis: Chávez se autonomiza más de la gestión del gobierno, el país “está igual”, y si el gobierno “modera” en algunas cosas, muchos pueden aceptar que siga luego de 2012. Es decir, la “normalización”.

De lo que se trata es de separar a Chávez de la gestión –o fundiéndola en él, como en el tema de la vivienda- pero lo que se desprende es que el gobierno busca proteger la reputación de Chávez, con varias acciones:

a.-Hacerlo más simpático y sugerir que se puede alejar (algo como la “Etapa gomecista”, él es el verdadero poder, pero la cara son los “Vicepresidentes” como Jaua).

b.-Explotar el miedo y la rutinización de la dictadura que no se ha hecho hasta el presente –y ya funciona, por ejemplo, con lo de Egipto, ahora cuando la gente se refiere a este tema, lo primero que dice es que “no se pueden comparar Egipto y Venezuela”, tal vez como “salvoconducto” para una eventual “privativa” que ordene la dictadura- el gobierno, como decía Pedro Estrada con respecto a la SN, “creó un Frankenstein, y antes de llegar a la SN, todos cantan”, y ahora el gobierno de Chávez parece decidido a cobrar los “dividendos” que produce el miedo en la sociedad, que existe, por más que se oculte en las solicitudes de “un par de bolas”.

c.-Tratar de mejorar el perfil de políticas públicas.

d.-Control de daños y encapsular los problemas.

e.-Construir a la oposición como contradictoria, sin foco, sin “apetito político”, y de “ultraderecha”. Sin Sex Appeal, sin mayor atractivo. No es que la oposición sea peligrosa –que lo es para el gobierno- sino que no tiene nada que ofrecer. No es sólo lo “peligrosa”, sino lo gris que es, parece ser el nuevo mensaje de la propaganda de la dictadura.

Esto fue lo que se trató de hacer en las comparecencias a la AN: la oposición todo “lo banaliza” fue el mensaje, mientras los jerarcas de la dictadura exhibían cifras y logros de un país que no existe. Sólo se ve en las cuñas del “mundo feliz” de la Ley Resorte.

Puede decirse que entre agosto de 2010 y enero de 2011 no hay mayor variación en los Bloques situacionales (cómo se distribuye la opinión en los grupos políticos). Lo que hay es estabilidad en valores similares, que oscilan en poco más del 40% para cada Bloque.

En el gobierno, la proporción de “duros” es mayor que en la Unidad (76,4% y 55,09% respectivamente), mientras que en la Unidad, la proporción de “blandos” es mayor que en el gobierno (23,5% y 46,2% respectivamente).

Sintetizando:

a.-En cuanto a los valores de Chávez, los guarismos sugieren que los obtenidos en 2011 son mejores que los alcanzados en años previos. Destaca el hecho que cerca de 4 de cada 10 desean que el dictador se quede forever, cuando ene enero de 2010 era 3 de cada 10.

Un dato, es que en la encuesta del IVAD cuyo campo finalizó el 30 de enero, es que un 46,5% no quiere la reelección de Chávez. De ese porcentaje, un 5% dijo que “porque es un dictador”, que parece la primera vez que esa palabra sale en los estudios de Seijas.

b.-Aunque es una tendencia que tiene tiempo, en los números del IVAD se desprende que Chávez ha logrado autonomizarse de los problemas del país, con más fuerza que en épocas pasadas. Que en la respuesta espontánea acerca de quién es el responsable del problema de la inseguridad sólo el 12,5% diga que es Chávez, es algo que merece observación.

Tal vez esto explique la estrategia seguida por el gobierno recientemente, al poner a Chávez en el centro, con una iniciativa de un “esténcil guerrillero” de “Los que quieran patria vengan conmigo”, en el cual la figura de Chávez se aleja de la formalidad y pasa a un plano subversivo, junto al discurso dado en el CFG, “La inseguridad es responsabilidad no sólo del gobierno, sino de gobernadores y alcaldes”.

c.-Sobre los Bloques políticos, hay estabilidad, pero un dato importante que se desprende es que cada “bando” tocó techo, y el margen de los llamados por los “gurús” ni-nis (No identificados o NI en Seijas) es poco, ya que su porcentaje, si bien no desdeñable, tampoco es tan elevado: oscila en 10 por ciento. Entonces, si se quiere crecer, hay que quitar no sólo de los NI, sino de los segmentos identificados como “blandos”, que ahora importan más que los NI. Ya no es "Yubileixis" sino "Vanessa" o "Michelle", entraron en el juego.

Parece que el gobierno tomó nota de este hallazgo que se desprende de los guarismos del IVAD y segmenta sus mensajes en el sector “blando” de la Unidad –los mensajes a la clase media, por ejemplo, si es el caso. El día 1-3-11 Pérez Abad anunció que vienen “con todo” para este sector social- para restar de allí y sumarlo al Bloque pro-oficialista, que en el gobierno es bajo.

Esto es importante. En el programa del día 18-2-11, Chávez habló a la clase media, y una forma que la dictadura encontró para recabar datos son los fulanos “registros”. Ya adelantó uno en el área agrícola, ahora lanzó otro para el tema de la vivienda. El análisis político de estos “registros” es obtener información para segmentar mensajes al público Pro Unidad.

Hoy, como los dos Bloques tienen valores similares, sumar 3 o 4 puntos puede hacer la diferencia en una elección. Es lo clave a retener. La Unidad le acortó distancia a Chávez. Ya no es el 60-40 de otros años, y la diferencia ahora son valores pequeños, por lo que hay que sumar, si es posible, valores modestos, pero que hagan la diferencia en 2012.

d.-Sin embargo, aunque los números de Chávez sean buenos para él y se haya autonomizado de los problemas del país, la idea que es “invencible” o el Titán como lo llama un famoso encuestador, no luce tan sólida como en el pasado.

En el estudio que va del 23 de enero al 3 de febrero, se inquiere “Acerca de las posibilidades de que el Presidente Chávez pierda las próximas elecciones presidenciales de 2012”, las respuestas fueron Sí es posible 45% No es posible 44,4% y Ns/Nr 10,6 por ciento. El Titán debe estar preocupado por este último guarismo.

Así como la encuesta IVAD tiene aspectos sobre el gobierno, también los tiene para la Unidad. Entre los más importantes:

a.-La Democracia social vuelve a estar por encima del Socialismo del Siglo XXI. En abril de 2010, aquél alcanzó 43,2% y la Democracia social el 42 por ciento. En enero de 2011 los valores son 35,4% y 54,8% respectivamente.

b.-Si bien como se expresó Chávez ha logrado autonomizarse de los problemas del país, los números sugieren que hay “grietas” en las que se puede entrar para comunicar al país el fracaso del gobierno y la responsabilidad de Chávez en este fracaso.

Por ejemplo, si bien no se responsabiliza a Chávez directamente de la inseguridad, un 73,7% dijo que las medidas tomadas por el gobierno en materia de inseguridad son “poco” o “nada” acertadas, y el 67,4% no cree que Chávez ni el gobierno puedan acabar con la inseguridad que vive el país.

Otro ejemplo es en la economía. Un 82,8% estimó que la situación de la economía va entre “regular” y “mal”. Un 48,1% estimó que las medidas que toma Chávez agravarán la situación económica, mientras que un 39,5% dijo que la mejorarán.

Igual con la habilitante. Si bien un 46,5% opinó que la habilitante hace falta para enfrentar la emergencia de lluvias, un 52,3% quiere que la misma sea devuelta a la AN.

Finalmente, el mensaje de la Unidad de “Somos mayoría”, logró calar en la opinión pública. El 60,1% está en desacuerdo con el modelo electoral que otorga más escaños a quien sacó menos porcentaje de votos.

c.-Se mantienen un grupo de valores que son banderas de la Unidad, con fuerza. Destacan tres: descentralización, libertades (expresión), y propiedad privada. Estos tres valores definen a la Unidad y tienen mayoría en la opinión pública.

d.-Se acercan de nuevo los valores entre la suma de los partidos de la Unidad y la de los partidos del gobierno (PSUV + Tupamaros + PCV), que es 22,6% y 33% respectivamente.

e.-La iniciativa de la Unidad de hacer primarias en abril de 2010 (idea que luego tomó el gobierno, y veremos qué hace en 2011 o 2012 con el tema regional y presidencial), también ha sido acogida por la opinión pública. Un 73,5% dijo que el candidato de la Unidad debe escogerse por una primaria.

Lo interesante es que esta opinión arropa al PSUV –que ya tiene a Chávez de candidato- y el 69,6% expresó que el candidato del PSUV debe ser seleccionado por esta vía, y sólo el 24,4% que lo debe postular Chávez.

f.-En el estudio del IVAD de enero 2011, 1 de cada 4 es “indiferente” a la presencia de la Unidad en la AN. Si se suma con la opinión “regular” hacia la presencia de la Unidad en la AN, se tiene un 38,5 por ciento “indiferente” y “regular”. Un 57,3% dijo que la presencia de la Unidad en la AN es “buena”. Atención con esta cifra.

Noticias 24 –en una encuesta que no es representativa, para el día 18-2-11 a las 5:45pm- mostró que 1 de cada 5 de los que accedieron a la página opinaron que la actuación de los diputados de la Unidad en las interpelaciones fue “mala” y “muy mala”, mientras que el 61,98% dijo que fue “excelente” y “buena”.

Un dato interesante –y es un buen dato- es que en el estudio del IVAD de enero 2011, el 41,6% del total del Bloque oficialista opinó que la presencia de los diputados de la Unidad en la AN es “buena”, mientras el 21,6% dijo que era “mala”.

g.-Lo más relevante para la Unidad es que la estrategia seguida hasta ahora –la que ha producido notables resultados- tocó techo, y hay que reinventarse para seguir creciendo.

Esto se dice porque hay valores estables en cuanto a los Bloques políticos, en cuanto al desempeño de la Unidad por el bien del país (que oscila en el 60% entre mayo de 2010 y enero de 2011), y si la Unidad tiene un proyecto de país Ceteris paribus ¿Por qué la Unidad no ha mejorado en la percepción que tiene un proyecto de país, y se mantiene en valores del 45%? Una hipótesis es que la estrategia seguida hasta ahora captó lo que tenía que captar. La idea que la estrategia de la Unidad tocó techo también se revela en lo electoral.

Salvo los estados Amazonas, DA, Guárico, Lara, y Monagas cuyas caídas en 2010 con respecto a 2009 pueden tener explicaciones más allá de causas atribuibles a la Unidad (efecto Falcón en Lara, por ejemplo), en el DC, Mérida, y Táchira la caída es pequeña, pero sugiere que el voto se mantiene estable. Bajó un poco, pero no creció. También el voto de la Unidad bajó con respecto a 2009 en varias parroquias de Caracas. En parroquias populares del municipio Sucre, la Unidad creció con respecto a 2009.

Estas cifras abren para la Unidad el mismo problema que para el gobierno. Si la estrategia tocó techo ¿De dónde crecer? Una primera conclusión sugiere que la Unidad debe desarrollar dos iniciativas en este campo:

a.-Estrategia para conservar el piso que ya se tiene (mantener lo logrado), lo que supone abordar los valores de la clase media, sin pena (centrado más en libertades, y menos en los “problemas concretos”).

También, hay que comenzar a hablar de la clase media y de sus problemas, y no sólo de “Yubileixis y del barrio”. Apareció "Vanessa y la urbanización".

b.-Estrategia para reinventarse y crecer, para superar los 45% en percepción de proyecto y aumentar la opinión favorable a la Unidad (que puede ser hacia el público No identificado y Pro oficialista, que lucen los “mercados naturales” para la Unidad, en proporciones similares, a diferencia del gobierno que puede estar más interesado en el mercado Pro Unidad, por su tamaño).

Si los números son ciertos, luce el momento para relanzar a la Unidad y todo lo que ella significa. Hoy, es la “calidad de la política” y el mérito propio de la Unidad, lo que tiene, lo que comunica, lo que es, no tanto los errores del gobierno.

Esto se puede apreciar mejor si se desagregan los grupos claves para la Unidad (sea porque los debe tocar y sumar, o porque el gobierno los puede tocar para que no se vayan): los Pro oficialistas y los No identificados.

Lo que se quiere ejemplificar es que si la Unidad quiere crecer, debe abordar estos dos públicos (que suman el 22% del total de los públicos, es decir, 1 de cada 5 venezolano es Pro oficialista o No identificado), y tiene temas o “grietas en el gobierno”, para entrar. Por ejemplo, la descentralización, el tema de las primarias, la propiedad privada, la situación del país, las políticas del gobierno en inseguridad, la pluralidad en la AN, entre otros temas.

Lo clave es que la Unidad defina su estrategia para captar y sumar en estos grupos, ya que el promedio de rechazo a temas del gobierno es del 44,3% y 64,3% respectivamente. Es decir, hay margen para crecer, y bastante a favor de la Unidad.

Igual al revés: hay que proteger a los grupos que se vinculan a la Unidad con más fuerza para "inocularlos" de la propaganda de la dictadura. Por ejemplo, la clase AB, a la que el gobierno toca con el discurso de la “clase media”, y que también puede irse al gobierno.

Esto puede explicar la estrategia del gobierno: cerca de 1 de cada 4 de la clase AB –que se auto define mayormente como No chavista en un 42,7% y Chavista en un 16%- sin embargo, está cercana a los argumentos del gobierno. Es más, 1 de cada 3 de esta clase votaría por Chávez en 2012, y el 16% dijo simpatizar con el PSUV, valor que no tiene ningún partido de la Unidad solo en esta clase social, a pesar que dicen ser No chavistas.

Esto apoya la tesis de la “Normalización y status quo de la dictadura”, que busca con el esquema de los “hombres maduros y equilibrados que nada los inmuta” –todo lo que sea “emocionalidad”, la oposición y, en general, el país no lo ve bien ahora- captar al público de la Unidad.

La clase AB es la menos “chavista”, pero también la que mayormente no se identifica ni con el “chavismo” ni con el “no chavismo”. Su distribución es menos homogénea que la que hay en las clases C y D. En fin, se auto define mayormente como “No chavista” y de “Ninguno de los dos grupos”. En esto último, puede estar el gancho para el gobierno.

¿Qué es calidad de la política? La visión de la Unidad, tener capacidad para comunicarla, diferenciarse con políticas públicas viables; comunicar que se es diferente al gobierno, en la forma y en el fondo.

Aquí entra una tesis sugerente de Diego Bautista Urbaneja (día 28-2-11). Dados estos números ¿A los dos grupos les conviene despolarizar, porque ya llegaron a su techo con la política de polarización? Un razonamiento igual creo tiene Petkoff.

La Unidad, los gobernadores y alcaldes de la Unidad han actuado bien ante las movidas del gobierno en términos de despolarizar. El día 2-3-11 leí unas declaraciones muy buenas de Ocariz en ese sentido, sobre su presencia en el CFG. Sin embargo, creo que hay que tener un discurso entre ideológico y pragmático, diferenciarse en todas las instancias o espacios posibles –no ocurrió mucho en el CFG, sólo Pérez Vivas habló de la descentralización, pero no mucho- y hacer contaste ¿Cómo lo haría la Unidad? Cómo se comportaría un gobierno de la Unidad ante la crisis en Libia y en el Medio Oriente? ¿Qué haría la Unidad con el excedente petrolero que llega, producto de esta crisis? ¿Qué haría la Unidad en materia de inseguridad? ¿Cómo manejaría un gobierno de la Unidad la Ley de Universidades? ¿Qué haría la Unidad ante las declaraciones de Rangel Silva?

Pienso que por aquí “van los tiros” de la política y de la comunicación. No veo tanto los lugares comunes de firmas o gurús que si “las masas son femeninas y hay que enamorarlas” o que “el venezolano tiene valores liberales” –los tiene desde hace años, si ahora las elites se dan cuenta ¿En cuál país viven?- sino cómo lo haría la Unidad, cuáles son sus valores, en qué cree, y definitivamente, abandonar el complejo de la “IV república”, el “capitalismo”, y “los golpistas”, que son los ataques de la dictadura, con los que se quiere chantajear y generar culpa a la Unidad y a su público, para que desarrollen la mentalidad del oprimido: culpa, sumisión, y obediencia.

Ser menos tímida ante los insultos –como el “escoria” de Giordani- y responder con mayor claridad: no vamos a tolerar cosas así.

Tocamos techo ¿Sabremos crecer en esta nueva etapa? La Unidad lo logró y los resultados se vieron el 26S. Ahora, comienza otra etapa de crecimiento: darle solidez a lo alcanzado y buscar "nuevos mercados". Es el reto de 2011 para ganar en 2012, y comenzar a gobernar en 2013.