Léeme en otro idioma

miércoles, 21 de marzo de 2012

¿En qué andan?
No es la primera que este Blog trata el tema de las encuestas o de la guerra sucia de la dictadura contra la Unidad. 
La entrada del 3-5-11 se llamó Otra vez las encuestas, y la del 5-9-11 Guerra sucia.
En entradas más recientes -de marzo de 2012- como Paz (y también estrategia) y Palabras para Venezuela, se habló de la guerra sucia contra la Unidad, a partir del caso Cotiza. 
Sin embargo, las declaraciones de Chávez el día 19-3-11 -no presentó ningún elemento que las respaldara, en su característica irresponsabilidad de "echo la vaina y después veo cómo enderezo"- acerca de un posible atentado contra Capriles, pone la estrategia de guerra sucia de la dictadura contra la Unidad en su punto más alto, por lo sistemático y por lo que encierra. 
Esta nueva etapa de la guerra sucia puede tener dos motivos. Uno, que se puede llamar "hipótesis de campaña". Otro, que supone de parte del gobierno una acción más arriesgada, y se puede denominar "hipótesis dura".
La "hipótesis de campaña" a su vez, tiene dos componentes: uno "táctico" y otro "estratégico".
En general, la "hipótesis de campaña" plantea que la guerra sucia de la dictadura contra la Unidad busca establecer un punto favorable de arranque de campaña para el gobierno, y apela al tradicional expediente de cada elección, "No hay nada qué hacer, Chávez es invencible". Una suerte de Blitzkrieg con encuestas, cuyo fin es desmoralizar al participante de la Unidad o a quien quiera un cambio de gobierno.
Es recurrente algo como esto: el año antes de una elección importante, las encuestas muestran paridad entre la Unidad y la dictadura. Se llega al año electoral, y comienza una brecha a favor del gobierno, que normalmente en abril o mayo del año electoral llega a su punto máximo. Aparece el nerviosismo en el público de la Unidad, y un bajón en el ánimo. Lo que vivimos hoy  en marzo de 2012, recuerda el mismo clima de junio de 2010: "no hay nada que hacer, serán 45 diputados con suerte". Pudiera decir que lo mismo ocurrió en 2008 y 2007, "no hay nada que hacer" en fechas como septiembre de 2007 o a comienzos de noviembre de 2008.
No planteo que las encuestas estén trucadas -no lo pienso, y en entradas previas en el Blog argumento por qué- sino constatar una recurrencia. Las encuestas también son un "producto social", que interactúan con el contexto.
En reuniones políticas a las que asistí en 2011, comentaba a manera de broma, "Ya vas a ver que en abril del año que viene van a decir que la Unidad está en 20 y Chávez en 80", una exageración para ilustrar esta recurrencia que noté en 2009.
¿A nivel "táctico" qué busca esta guerra sucia? Tratar que el gobierno recupere la "fijación de la agenda" y ocultar temas que revelan incapacidad y corrupción: derrame en Guarapiche, caso del "magistrado" Aponte Aponte y los vínculos de la dictadura con grupos narcotraficantes -hoy se atacan, seguramente por presiones del "imperio" que en ese tema "no anda con pendejadas", y a los EUA la dictadura sí le tiene miedo- la violencia delincuencial que se les fue de las manos, las pugnas en el PSUV por "la sucesión" y el control del poder, entre tantos otros asuntos que nos recuerdan que tenemos un gobierno sumamente incapaz y corrupto (por ejemplo, apagones, escasez, desempleo, inflación, malos servicios, "guisos" con las cabillas, y un largo etcétera).
Desde que Chávez anunció su enfermedad en junio de 2011, su capacidad de "fijar la agenda" se redujo sensiblemente. Junto a esto, fue más visible la constancia de la Unidad, que evitó caer en el juego del gobierno y se concentró en desarrollar una estrategia política exitosa.
Chávez -a un costo que hoy paga- decidió poner a un lado el tratamiento para el cáncer y optó por tratamientos lights, con la idea de recuperar la agenda y no sentirse mortal.
El punto culminante fue diciembre de 2011 -otra recurrencia es que cada diciembre, la dictadura se las ingenia para que no nos olvidemos que está allí y Chávez es el "macho alfa" dueño de nuestras vidas y destinos- con una propaganda muy mala sobre la construcción de "150 mil viviendas", mentira que los propios "dignificados" pusieron al descubierto con sus protestas en enero de 2012.
Llegó febrero y con el "mes de la amistad", las primarias. Proceso exitoso -la gente de la Unidad siempre debe tener presente sus logros en el tiempo, es un buen antídoto contra los intentos de desmoralizar que hace la dictadura en su guerra sucia y psicológica- que colocó el debate político en otro nivel, y sorprendió al gobierno, en las rabietas que agarró Chávez hasta el anuncio de una "nueva lesión" el día 19-2-12. 
Nadie olvida -y ahora se trata de que olvidemos- la desesperación de Chávez y sus jerarcas que repetían "como locos": "majunche, majunche, majunche, majunche, majunche", compulsión que más que fortaleza, muestra inseguridad y debilidad.
Al mismo tiempo, el deterioro del gobierno se hizo más evidente: comenzó con las protestas de los "dignificados", pasó por la destrucción de Agroisleña y la salida de Loyo, y llegó a la pugna dentro del PSUV entre Cabello y Briceño, luego que el primero "renaciera" del "ostracismo" en donde estaba desde que el pueblo mirandino lo desalojó del poder en 2008, derrota que no parece haber superado. Demasiado para la dictadura. Había que hacer algo.
Con el anuncio de un atentado, la dictadura trata de ganar la agenda de opinión, junto a otras acciones que buscan mostrar que estamos ante un "gobierno serio": destitución de Loyo, sacrificio del "magistrado" Aponte Aponte -se olvida que ese señor en un momento fue militar activo y magistrado al mismo tiempo, algo insólito, cuando Aponte Aponte le servía a Chávez- y discurso de "aplicar todo el peso de la ley" a los funcionarios policiales que mataron a la hija del Cónsul Honorario de Chile en Venezuela, aunque la dictadura parece que no controla a los cuerpos policiales que centralizó y el discurso era ese, que con la "centralización, la policía represiva del puntofijismo se acabaría". Ahora es peor. 
La dictadura trata de repetir en marzo de 2012 lo que hizo a partir de octubre de 2011: tener la agenda.
¿A nivel estratégico qué se persigue? Aquí aumenta la apuesta del gobierno.
Es construir a Capriles. En toda campaña y en la vida en general, "a uno lo construyen socialmente". Es el framing de la campaña y del candidato ¿Cómo queremos que Capriles sea visto por la sociedad venezolana? es la pregunta que tal vez abrió el pensamiento para la guerra sucia dentro de la dictadura.
Y la construcción que quieren hacer de Capriles es de alguien que no tiene identidad, personalidad, ideas, un "muchacho" que no significa nada. La tesis del "jardín sin flores" de un encuestador -Schemell- hoy de moda en los medios de propaganda de la dictadura. 
A Rosales en 2006 la dictadura lo construyó como alguien ignorante, que ni siquiera sabía hablar -las burlas hacia Rosales tienen esa línea- pero a Capriles no se le construye como ignorante, sino como insulso. Tan insignificante y "muchacho" es Capriles que Chávez en su infinita bondad, le "avisa" que van a atentar en su contra. Capriles ni siquiera puede cuidarse ¿Podrá cuidar o ser garante de la seguridad de un país?
Esto se tiene una consecuencia: evitar que Capriles se mueva. Chávez no puede hacerlo, entonces quiere que Capriles no lo haga ¿Cómo lograrlo? Promoviendo la violencia -Cotiza- que sirva como demostración para sembrar dudas, y que las movilizaciones se reduzcan al mínimo (otra "barajita repetida" de la dictadura. Para pasar como "democracia", la represión se focaliza y se busca un "caso ejemplarizante", que genere el miedo en los demás y se produzca la "espiral del silencio").
Se busca colocar a Capriles en una esquina, inmovilizarlo, y para colmo, "van a atentar en su contra". 
Curioso, ya Chávez no habla de "magnicidios". En ese momento estaba sano y jugaba con la muerte para sembrar el mismo miedo. Hoy está enfermo, ni de broma habla de la muerte como antes, que se llenaba la boca con la triste expresión "Patria, socialismo, o muerte, venceremos"; ni siquiera cuando cita a José Félix Ribas, cambia la parte relativa a la muerte. La ve de cerca y le tiene miedo. Ese miedo lo quiere proyectar sobre Capriles: el que puede morir es el candidato de la Unidad, no Chávez, aunque Capriles está sano -visita, recorre, juega basket ball- y Chávez está enfermo -limitado a llamadas telefónicas a Dando y Dando y Cayendo y corriendo, como parece que está la dictadura. 
No sé si es de forma intencional o casualidad -seguramente son las dos cosas, a la luz de los tweets que Seijas hijo colocó en Twitter y de una presentación que está rodando que no parece ser del IVAD; la coloqué en este Blog, en la sección Zona de descargas- aparece la encuesta del IVAD, que parece desatar el guión que ya es recurrente en estos casos (ahora, las "barajitas repetidas" de la oposición), pero que le sirve al gobierno para empujar el framing sobre Capriles. 
El gobierno celebra la encuesta, aunque ésta tiene cerca de 17% de Ns/Nr en la pregunta sobre las elecciones, y algo que debe golpear el ego de El Titán: tiene una evaluación favorable del 78% pero solo el 56 por ciento votaría por él ¡Qué mal agradecidos somos los venezolanos, que no se entere "Teresita" Maniglia, porque dirá "es que ese 22% no sabe lo que es amor"!
Aparecen cosas del guión que abrió la encuesta. Una, las voces agoreras de siempre: "no es suficiente", "la Mesa está encerrada en sí misma", "se necesitan medidas urgentes", y algo que escuché durante las primarias, mayormente dirigido a Pablo Pérez y a Capriles: "es que esto es demasiado para muchachos, se debió buscar al candidato por consenso y no por primarias". Otra vez la "gente decente" con "voz y escritura grave" que clama "por medidas de salvación nacional" ante el anuncio de la debacle que hace el IVAD y sus voceros oficiosos.
A su vez, se busca "viralizar" el clima "ya no hay nada que hacer", y la encuesta del IVAD se adorna con expresiones -de acuerdo a Seijas hijo no son de la firma- "las proyecciones", "Capriles baja 3% por mes", "no subió después de las primarias" -de paso, se busca quitarle toda relevancia a las primarias- "la tendencia es irreversible", para generar miedo y el clima "el barco se hunde"; esa odiosa depresión que invade a muchos de la oposición y que crea un clima insoportable en Twitter, en un cierto gusto masoquista, "Dime que Chávez nos va a joder; coño, qué sabroso, nos lo merecemos porque somos una mierda", que lo atribuyo a una manera no adaptativa que mucha gente tiene para manejar la angustia psicosocial que produce la dictadura. 
En negarla, pero al mismo tiempo hallar motivos para seguir atada a ella, hay un cierto alivio emocional que se traduce en una precaria seguridad ante la incertidumbre que genera todo cambio, más si es pasar de una dictadura a la democracia. El "clima de ponderación y equilibrio" que esconde miedo y un oculto deseo por ser sometido para poner fin a la angustia que produce una forma de gobierno en donde la vida depende de los caprichos de una persona y de su pandilla de desfalcadores. 
Tal vez por eso el lenguaje de mucha gente de la dictadura en Twitter sea escatológico, con fuertes referencias a la dominación, con metáforas sexuales (domina el falo con una compulsión destructiva en el lenguaje) muy racista -ahora se rasgan las vestiduras con una caricatura de Weil- homofóbico, machista -que se trata de ocultar con acusaciones a Richard Mardo en Aragua- y de paso, la gente de la Unidad son "viejos; al viejo ese", con una fuerte tendencia a la categorización endo-exogrupo, y un uso importante del "ellos versus nosotros"; "es que ellos son así", "es que ellos no saben lo que es amor".  Puro humanismo, pues.
Pero ese lenguaje oculta las angustias que hay en personas de la dictadura. Allí hay miedo y confusión. No es casual el intento por desacreditar las primarias y el evento de Banesco Palabras para Venezuela. Para decirlo en términos de psicología social, son eventos que generaron "disonancia cognitiva", que el gobierno trata de cerrar con la Blitzkrieg del miedo y de las encuestas. Lo que llama "repolarizar".
Es proyectar en el adversario -en este caso Capriles- los miedos y las angustias que hay en el gobierno. La principal, el futuro de Chávez.
A diferencia de la Unidad, en donde la ausencia de un líder ha hecho que las personas "se las arreglen en la vida con sus propios medios" y deban enfrentarla sin la protección de un "padre dador" (de premios y castigos), en el gobierno Chávez es la conexión con la realidad.  
Mucha gente de la Unidad quisiera tener un líder único, pero al no existir, se apoyan en una idea -la Unidad- o en la presencia de varios líderes que actúan, cada uno con su estilo.
Llama la atención que mucha gente de la dictadura no defienda el gobierno en sus méritos (que seguramente los tendrá), sino que se sienten fuertes cuando sale una encuesta -algo como pasaba en la oposición hace tiempo, y pasa ahora no con la fuerza de antes- de personas que no se vinculan al gobierno (Hinterlaces, IVAD), o no dejó de sorprenderme la reacción al regreso de Chávez -que lo amen, no es mi asunto, están en su derecho de hacerlo quienes quieran- sino en las frases vinculadas a la necesidad de protección, de seguridad que les da Chávez. Sin Chávez, el mundo debe ser un lugar inseguro para mucha gente de la dictadura. Chávez les ofrece una certidumbre, es una vinculación vicaria con la realidad, ante el posible Yo debilitado que generan los liderazgos carismáticos personalistas que es el caso de Chávez. 
De manera que al tratar de construir a Capriles de una forma determinada (insípido, vacío, "un disfraz") se busca que la gente del gobierno tenga ánimo. Ya no son los ganadores de antes. En sus tweets se revela -recubierto de palabras ofensivas- miedo e inseguridad ante la posibilidad que la realidad no sea vicaria sino una realidad real.
Hoy apelan a lo que la gente de la oposición apela con menos intensidad que antes: buscar señales "del otro bando" para darse fuerza. 
En la Unidad -aunque no del todo como uno quisiera- la gente que la apoya busca razones adentro porque les ha tocado vivir más dificultades y obstáculos. Si con eso, todavía persisten, es que tal vez exista una razón interior que les de fuerza para hacerlo, cosa que no puede ocurrir con la misma intensidad dentro de la dictadura.
La "hipótesis dura" tiene como supuesto el estado de salud de Chávez. Los médicos que han emitido opiniones sugieren que un cáncer que reincida pronto, no tiene buen pronóstico en el futuro. No es "necrofilia" como le gusta decir a Cilia Flores -¿y cuando hablaba de la "muerte" qué era?- sino un hecho.
¿No pudieran sectores del gobierno en vista de la situación de salud de Chávez -con su anuencia o sin ella- promover un clima de incertidumbre, de miedo, de inseguridad, para privilegiar a una facción del gobierno sobre otra, o para enrarecer el clima electoral y llevar a que la fecha de las elecciones se modifique o, al menos, se diga que pueda ocurrir, e ir a las elecciones en un clima como las elecciones parlamentarias de Irán en 2012 de "violencia controlada"?
Es un escenario muy descabellado pero no descartable, especialmente cuando quienes gobiernan celebran como "fechas patrias" golpes de Estado como los de 1992.
¿Cuáles son sus credenciales democráticas, más allá de decir que en "Venezuela se han celebrado 17 elecciones"? Sí, cuando gana la dictadura ¿y cuándo pierde? Veamos lo que pasó a la Alcaldía Mayor y entes regionales en 2008 y a la AN 2010, elecciones en que la dictadura fue derrotada, pese al 65% de aprobación que tenía Chávez en agosto de 2010 de acuerdo al IVAD (para el caso de la AN). 
Espero que no sea ese el escenario, pero el "Escenario Irán" del que escribo desde 2009, está allí.
¿Qué hacer? De entrada, las respuestas de Capriles son adecuadas, en su estilo de "fuerza serena" que estimo es un activo importante que tiene y que en tiempos de dictadura, es vital (por eso creo que ganó la primaria, menos por le mensaje de "no confrontación").
Me gustan sus respuestas que encierran valor, y una distancia al mismo tiempo. 
Se me ocurren algunas cosas que comparto con la Blogósfera.
1.-Creo que lo fundamental es superar o derribar la "realidad embasurada" que promueve la dictadura con sus "videos", cuyo fin es ese: embasurar la realidad al ofrecer información incompleta o manipulada, y agarrarse de cualquier cosa para crear el "clima de confusión" (Mardo, Weil): "todos somos unas mierdas, 'ustedes' también hacen lo mismo, así que no digan nada".
A veces la información de la Unidad luce muy formal, y lo que procede es el uso de métodos formales, pero informalidad en su puesta en práctica. 
Por ejemplo, el 21-3-12 se anunció que Capriles hará una gira de dos días a Táchira ¿Por qué al finalizar estas visitas, no se hace una rueda de prensa que ofrezca un balance de la misma, especialmente en el intercambio de Capriles con la comunidad? Capriles se da bien con la gente.
Esto ayudaría a "construir la realidad" de forma más armónica, ante el embasuramiento que promueve la dictadura cuyo fin es crear una realidad rota, sin ilación, en donde construir un relato se haga imposible, y si ocurre, que sea un relato que apunte a la desesperanza.
Otro ejemplo. Los parlamentarios de la Unidad tienen buenas intervenciones. Algunas son recogidas por medios libres pero no todas, debido al control informativo que se impone en la AN y al boicot del medio de propaganda de la dictadura en ese ambiente, la llamada ANTV. 
¿Por qué no hacer una página en You Tube con los videos de las intervenciones de los diputados de la Unidad, y considerar lanzarlos "viralmente" si son en temas importantes?
2.-Pienso que las cifras de las encuestas hay que analizarlas gusten o no gusten. Hay diferencias importantes. IVAD da 30% a favor de Chávez, pero Consultores 21 -al 10-2-12, con un N = 3.000- da 4% a favor de Chávez ¿Cómo explicar las diferencias? Me coloco más en el porcentaje de C21 que del IVAD, no porque los números del IVAD no me gusten -para alguien de la Unidad, ya es "normal" números como esos, y no ser el favorito; me pasa en las conferencias cuando voy con alguien del gobierno, éste siempre llama la atención, a la gente de la Unidad nos ven como perdedores, "pobrecitos, le echan bolas pero Chávez es demasiado arrecho"- sino porque, al menos en mi poca experiencia en política, no cuadra que después de una primaria exitosa, "Capriles baje 3,2% al mes". Algo no me cuadra, me dice el olfato.
Entonces, mi diferencia con los encuestadores -no las encuestas, el instrumento- es la timidez y la ambigüedad con que responden cuando sus cifras son manipuladas o "adornadas" con mensajes "subliminales". Entiendo que nadie quiere problemas y menos en una dictadura, donde "tener un problema" puede significar perder tu trabajo o irte del país, pero ya no es suficiente decir que "nuestros estudios son privados" (porque alguien los filtra, y tampoco ya es suficiente decir, "No es nuestra responsabilidad que es pase") o "solo presentamos análisis de números", cuando otros usan el nombre de una firma y sus números para decir otras cosas, pero eso es ya un problema de las firmas encuestadoras.
Esto lo digo porque, al menos en mi caso, me resulta difícil -a diferencia del pasado- no ver una encuesta y pensar ¿Quién puede estar detrás de esto? De hecho, ya no hago muchos análisis de encuestas porque siento que mi análisis puede contribuir con una agenda de no se sabe quién. Antes pensaba que los "analistas" debían analizar las encuestas y no los encuestadores pero ahora, vista la situación, prefiero que los encuestadores expliquen sus números, porque intuyo que en algunos hay una agenda que uno desconoce, y no quiero contribuir con ella.
Lo anterior me ha llevado en tiempos recientes a descansar en métodos cualitativos, que si bien no son generalizables permiten comprender procesos. 
De aquí la segunda idea: he visto que Capriles muestra imágenes de sus visitas, sea en fotos o cuñas ¿Por qué no hacer un reality de una gira del candidato? Desde que se planifica la gira, hasta el regreso, pasando por el encuentro con las personas. No una cuña formal, del tipo "cuñas de políticos saludando gente" sino un reality que de cuenta de ese contacto que tiene Capriles con la gente y sus problemas reales, que la dictadura trata de ocultar.
Capriles tiene amigos que lo pueden ayudar en eso: Chataing, Ericka de La Vega, entre otros, y con unos buenos guionistas para ponerle contenido y una buena producción, contra-argumentar con un reality
Es decir, un registro etnográfico de la campaña, centrado en lo cotidiano -más real en un mundo donde la realidad está rota- que puede romper el molde de la propaganda que busca la dictadura para neutralizar los "cara a cara" de Capriles.
Esta idea aparece en lo público. En un artículo del día 17-3-12 en El Nacional, Nelson Acosta -de la Universidad de Carabobo- "Bajo el manto de la Virgen", comenta esta línea etnográfica, "En el plano electoral esta tarea parece obvia: se trata de desarrollar una narrativa que impregne con estas emociones el espacio público de la política"
Esa vivencia cotidiana comunicada en un reality puede tener más impacto que la típica cuña del niño sonriente con un morral que le entregó la Alcaldía o la Gobernación. Contra la propaganda de la dictadura, irreverencia en la imagen, coherencia en el contenido.
Igual que en el caso anterior, el reality puede ser difundido de forma viral.
Es difícil que la dictadura pueda hacer algo así. Son gente ya anquilosada, que disfrutan del poder. Ya no tienen esa espontaneidad. Lo que les queda es mandar a personas "irreverentes" a las ruedas de prensa de Capriles o poner a cagatintas a hacer programas tipo Cayendo y corriendo, que refleja muy bien lo que pasa dentro del gobierno ¿Otra proyección?
3.-La reacción del Jefe de Campaña de Capriles, Armando Briquet, es buena, al emplazar a Chávez a que presente las famosas "pruebas". Emplazarlo de forma permanente.
El día 20-3-12 Chávez "ordenó" a la Fiscalía investigar el "terrorismo ambiental" con el tema del agua, y por supuesto, de forma diligente la Fiscal obedeció a su amo y el día 21-3-12 anunció una "investigación" que -es el objetivo real- va dirigida a los medios para que se auto-censuren en este tema, y "solicitó" una "cautelar" para que los medios no hablen del tema de la calidad del agua, "a menos que tengan un estudio científico".
¡Después dicen que esto es democracia, porque "viene la TV digital", "no hay pasajes de Conferry", y me puedo caer a palos el jueves en la noche en la Solano, sin problemas (menos los choros)! Como dicen en Twitter #NMJ. 
Habría que emplazar a Chávez y a los medios de la dictadura en general, a que presenten los "estudios científicos" de las decenas de acusaciones que hacen sin importar las consecuencias. 
Entiendo que "no hay que confrontar con Chávez", pero la amenaza velada de investigar a gobernadores con el tema del agua, la respondería de forma directa. Esa sí no la dejaría pasar, así arme un quilombo y haga una cadena de 24 horas.
4.-Finalmente, Capriles se define de centro-izquierda y progresista. Allí hay un universo discursivo que hay que mostrar ahora. Parece llegado el tiempo de un discurso de propuestas, más denso, de manera de contrastar con la dictadura. Que haya ocurrido "disonancia cognitiva" con las primarias y las Palabras para Venezuela, indica que hay un potencial a desarrollar, en los tiempos de campaña.
Es un área en la que la dictadura no tiene mucho que decir más que apelar a un nebuloso plan 2013-2019 de Chávez y Giordani (o de Fidel) y que toca lo único a lo que puede apelar una dictadura: el status quo y "aumentar el nivel del poder nacional" para "ser una potencia" (en el plebiscito de 1988, Pinochet también apeló a lo mismo para pedir el voto por el Sí, "Chile, potencia regional"). 
Sabemos en que anda la dictadura. También sabemos que no tendrá éxito ¿Habrá alguna "barajita" que no sea repetida?


Publicar un comentario