Léeme en otro idioma

lunes, 24 de agosto de 2015

Por un discurso civil



Quedará para lingüistas e historiadores rastrear cuándo se perdió el discurso civil en Venezuela –indagar, primero, si en verdad hubo uno- y se abrió la puerta a un discurso banal, tonto si se quiere, que hoy mutó a una versión amigo-enemigo, propia de la política tribal e identitaria como la que se hace en la Venezuela de hoy, y también en varias partes del mundo. La vigencia de la famosa frase que se dice pronunció un “insigne jurista” venezolano, “Para los amigos todo, para los enemigos nada, para los neutrales, la constitución y las leyes”, solo que la versión actual de esta viveza criolla encierra un mayor nivel de destructividad y exclusión que la frase original, que muestra que entre nosotros la institucionalidad ha sido una meta que no siempre se logró, y hoy parece estar nuevamente lejos.

En la época que las elites y buena parte de la sociedad civil farfullaban que Venezuela “no necesitaba políticos sino gerentes”, y el prototipo de la “gerencia exitosa” era Osmel Sousa –quien, de verdad, debería probar y lanzarse a algún cargo público, ahora que las misses están en el ojo de los políticos para hacer familia o pareja- Luis Castro Leiva, para criticar la recurrente banalización de la sociedad venezolana, acuñó la expresión “Osmelismo” al referirse a ese clima en el cual las elites de medios, parte de la ruidosa intelligentzia venezolana, y de los políticos, “compraron” la idea que había que quitarle al discurso sus contenidos políticos, doctrinarios, e institucionales para hacer uno light, que “subiera cerro”; discurso al que aplicaron todos sus prejuicios hacia lo popular, del que salió el “discurso del malandreo”. Todo el mundo era (¿todavía son?) “malandro” y la moda era “el malandreo”, reflejado en sketches cómicos o late shows, muy populares en el público “culto” de Venezuela.

Nada de darse un paseo por los estudiosos o conocedores de la lengua para crecer dentro de nuestras “buenas y malas palabras”, sino lo contrario, promover un discurso falsamente popular, que se hizo dominante, hasta el día de hoy.

Me parece que todo este clima de violencia y de incordio que vivimos en la actualidad puede indagarse en esa banalización del lenguaje y de lo que las cosas significan. Es como que el lenguaje después de tantos maltratos, tomó vida propia, y decidió vengarse de la sociedad que lo creó y hoy dice, “yo no fui”.

El caso Hergueta lo evidencia. Ahora todo es “descuartizaron”: la verdad, el país, las candidaturas, la billetera, el salario, y ponga usted la frase que vaya con “descuartizó”. Con esa “inocencia” y “joda” venezolana, siempre ausente de su propia maldad, que la proyecta en los “otros”: o es el “guión cubano” o es el “guión paramilitar”, pero los venezolanos nos sentimos exceptuados de hacer cosas horribles a pesar que las hacemos (y cada vez con escalofriante frecuencia). Es esa capacidad para desdoblarse y cometer el abuso, sin sentir responsabilidad, con una tranquilidad pasmosa, lo que el discurso banal ya no puede ocultar. En todo caso, su producto ahora es el cinismo, muy abundante en el país. 

Tal vez en la Venezuela “alegre, bonachona, inocente” que buscan los venezolanos que Leonardo Padrón encontró en el túnel del tiempo que es Panamá para los compatriotas, y que retrató en su columna en El Nacional del día 23-8-15, ese desdoblarse era inofensivo. Pero en una Venezuela con profundas diferencias que ya son estructurales, puede ser perjudicial. 

Sorprende leer en tuiter a muchos adoradores de la banalidad en el pasado, mostrarse hoy como “señores respetables e indignados” que esperan que en una cola “mientras sacan el pollo”, uno hable sobre Ayn Rand o Von Mises –por cierto, bienvenido el debate sobre estas personas, si ocurre- cuando pasaron toda su vida promoviendo la idea que un discurso con contenido no “sube cerro”, y que la aspiración para ser “popular” o “pueblo” se limitaba, por ejemplo, a comer empanadas mientras se esperaba el Encava o el Yuruani, bizcochos con Riko Malt, o una catalina con Frescolita. En la actualidad, estos cultores de la indiferencia en el pasado, le reclaman a las personas “por qué se acostumbran a las colas”.      

Posiblemente esta dura época que vivimos sea la oportunidad para recuperar un discurso civil. 

Cuando escribo discurso civil no me refiero a un discurso que niega o falsea lo popular, de etiqueta o algo así –aunque las formas siempre cuentan- me refiero básicamente a un discurso doctrinario que expresa posiciones. No es un discurso en contra de per se, sino a favor de o un discurso civil sobre un asunto, en el que se puede ser diferente y buscar la diferencia. Por ejemplo, el discurso civil no es un discurso contra lo militar o “los milicos” en la jerga de moda, sino un discurso civil sobre lo militar (que puede ser crítico de lo castrense). 

Tampoco es lo que en Venezuela se entiende por un “discurso de centro”, que es no tener posiciones en los asuntos, sino en cosas muy generales que igualmente son nada. 

Al principio, este discurso funciona bien, pero cuando llega el momento de las precisiones –que no pueden evitarse, en una sociedad con fracturas de todo tipo como la venezolana- falla porque evita el compromiso, en la lógica del discurso “atrapa todo”. Esto puede explicar por qué, al ver las encuestas, algunos políticos de oposición están estancados en los números. Varios arrancaron bien y subieron meteóricamente en el agrado o la evaluación positiva, pero luego se estancaron en sus valores. Me atrevería a conjeturar que la estabilidad ocurrió cuando evitaron fijar posición o hacer precisiones, algo que a los venezolanos nos cuesta un mundo, porque todavía seguimos chapados en la idea de “hoy por ti, mañana por mi”. 

Una cosa es ser de centro, y otra no tener una posición sobre un tema, para aparentar "estar en el medio". 

Ponerle contenido al discurso político ayudará mucho a manejar las diferencias en nuestra sociedad –a mi modo de ver, necesarias y no hay que temerles- de forma constructiva y realista. Somos “alegres, bonachones, inocentes”, pero podemos no serlo. Podemos ser implacablemente destructivos –como en efecto lo somos- y la pretendida “inocencia” que “así no somos” por los “otros que son malos”, ya no funciona, ante el peso de los hechos que hoy vemos. 

Tener conciencia de lo anterior puede ser el primer paso para recuperar un discurso civil.

domingo, 16 de agosto de 2015

Sociedades frágiles y crimen



La opinión dominante sobre el asesinato de Liana Aixa Hergueta ocurrido en Caracas el día 6-8-15, está centrada en mostrar que el "mal" está en "el otro lado". Para unos, "patriotas cooperantes infiltrados por el gobierno". Para otros, "asesinos que llegaron a los anillos de importantes figuras de la oposición". Cada grupo se percibe como integrado por los "buenos", para evitar que la auto-estima grupal e individual se resienta ante un crimen que nos confronta como sociedad, y que preferimos evadir con el cuento de los "buenos" y los "malos". 
  
Como psicólogo social, hago otra lectura sobre el hecho: lo vulnerable y frágil que pueden ser grupos y personas de una sociedad, lo que abre la puerta al crimen.

Cuando aparecieron las primeras informaciones sobre el caso, pensé en varias categorías que usa la psicología social para explicar la violencia y la agresión: me pasee por un tipo de "violencia hostil" -matar por gusto, digamos- y llegué a pensar que podía ser un caso de un "serial killer"..."Lo que nos faltaba", pensé en esos momentos, pero también posible: de acuerdo a Ultimas Noticias, 2014 tuvo en registro de 16 personas desmembradas en el país. Una cifra verdaderamente escalofriante.

A medida que la información fue más detallada, comencé a hacer una lectura rápida de los hechos y explicaciones contenidas en las informaciones. De esa rápida lectura, inferí que podíamos estar en presencia de un tipo de persona violenta que en la literatura psicosocial se llaman "predadores" ("predators", que están dentro de los TPA, trastornos de personalidad anti-social, tipos que se orientan más hacia la violencia instrumental, y menos a la terminal y hostil). 

Llegué a esa inferencia porque de las lecturas con la información disponible hasta el 14-8-15, me dio la impresión que de las víctimas, dos -mujeres- fueron "predadas" por estos asesinos y sus cómplices, pero no hubo denuncias. Tal vez fueron amenazadas. Posiblemente el miedo. Quizá la vergüenza impidió formalizar los abusos.

Eso que no hubiera denuncias, me golpeaba la cabeza ¿Por qué no hubo o si las hubo, por qué no se conocen? Por algún motivo que no recuerdo, lo conecté con los relatos sobre la "OLP" en edificios de la GMVV que he escuchado a oficiales de las FAN. Cuando los oí, me quedó la idea de un comportamiento pasivo, de someterse a los "más fuertes" en el caso de apartamentos tomados por grupos delictivos, y sus habitantes legales desplazados por la fuerza. Eso fue "metabolizado" y "normalizado" en esos edificios, y sabemos lo que eso significa en una sociedad tan conservadora como la venezolana: convivir. Estamos hablando -de acuerdo a la información del Ministerio del Interior- de más de 200 apartamentos recuperados, en donde familias fueron desplazadas a la fuerza. Una cifra importante, que trasciende un caso o pocos casos.

A partir de lo anterior, voy a lo macro de la sociedad: si algo demuestra el caso de la dama asesinada, es que el habla y la comunicación política desapareció de la conversación social en Venezuela, y se sustituyó por el discurso "del más fuerte", "del más arrecho", que se impone a la "tribu", recibe el aplauso y la legitimidad de los públicos, y lo domina o lo silencia: la "espiral del silencio", que opera con fuerza en Venezuela, en "ambos bandos", los que tienen connotados "gatekeepers" para influir en el qué se dice, cómo se dice, y quién lo dice. Este discurso parece que se trasladó a lo cotidiano, al día a día, en un clima de conformismo y obediencia "al más fuerte" (o vivo, avispao, audaz, y afines). Lo de las viviendas de la GMVV o el caso Hergueta parecen ser evidencias que apoyan esta idea. 

No hay lenguaje político, solo lenguaje de la fuerza o la viveza. Por ejemplo ¿Cómo muchos caracterizan al gobierno? Cabello como el "hombre fuerte del régimen" y "quien manda realmente" versus el débil Maduro ("Nicolás"), "quien no toma decisiones y es rehén de los milicos" ¿Y a la oposición? La "oposición arrecha", los que "tienen bolas" y son los "que van a arreglar este peo", frente a la oposición apaciguadora, ingenua, y "colaboracionista con el régimen".

Sobre este continuo, es el habla política venezolana. No es casual que buena parte del contenido hoy sea hablar de la "lealtad" (el gobierno) o "no nos van a traicionar" (la oposición), y cualquier contenido que se salga del continuo, se estigmatiza como "colaboracionista" (con algunos de los "dos bandos"). Eres de los "míos" o de los "otros", pero no hay "terceras vías", remachan respetados y muy citados voceros de la opinión venezolana. En un clima así ¿Por qué no habría violencia?
  
Regreso a lo micro, al caso Hergueta. En ambientes donde el discurso público que se hace cotidiano es "el más fuerte" y "los míos y los otros", son tierra fértil para que aparezcan "predadores" tipo Trejo y Pérez, junto a sus cómplices, acusados de matar a la señora Hergueta.

Toda esta "hipótesis de trabajo" que había pensado para el caso Hergueta, puede tener apoyo en una nota de El Nacional del día 15-8-15.

Allí, el texto reporta que hasta ahora ¡Siete personas! quieren denunciar a estos criminales y sus cómplices, luego que el caso se hizo público: ¡Siete personas! y si se suman las tres conocidas, totalizan 10 víctimas del dúo asesino y sus cómplices.

Algunas de las víctimas reaccionaron en contra de los criminales, y aunque sea una casualidad, caen en la "estadística de la obediencia" de la que se habla en psicología social a partir de los estudios sobre la obediencia de Stanley Milgran (1963): en promedio, de cada 10, 3 desobedecen y 7 obedecen.
  
¿Cómo explicarlo para el caso Hergueta, sobretodo que las denuncias no hayan tenido más voz si se hicieron o por qué no se realizaron? Me luce que Trejo, Pérez, y sus cómplices, lograron decodificar el "habla de la tribu" -que es la principal manera cómo las personas y "familias políticas" se relacionan hoy en Venezuela; la gente percibe al otro y verifica si "es de los míos" para entablar una relación- y la "infiltraron" con sus símbolos y significados. 

Como "predadores", identificaron a sus víctimas. Parece que buscaban mayormente mujeres, solas o que llevan su vida (es decir, pueden ser más vulnerables, algo que apetecen este tipo de criminales). Se relacionaban, lograban engancharlas en su juego (en psicología social, pensaría en una lógica cercana a la llamada "técnica con el pie en la puerta" para comprometer a las "presas"), las "depredaban", y luego las abandonaban, hasta la próxima víctima a "depredar".

Si Trejo, Pérez, y sus cómplices no asesinan a Liana Hergueta, estarían tranquilamente "depredando" a nuevas víctimas.......con el silencio de una sociedad encumbrada y prepotente, pero frágil y vulnerable como la venezolana.