Léeme en otro idioma

viernes, 20 de junio de 2014

"10 claves para entender"......la carta de Giordani

1.-Incapaz de tener empatía con el otro
Así lo deja ver en su carta. Como ministro, Giordani -y su alter ego Heinz Dieterich- siempre me pareció un funcionario alejado del sentir común, pero que no parecía por su hablar pausado y ser un abuelito. Sin embargo, es uno de los funcionarios con más responsabilidad por la crisis económica, a pesar de su tan alabada honestidad personal. 

Portador de la verdad en la economía, esa de la que se dice debe ser en "función del hombre", para el cabeza del "Grupo Garibaldi" fue para adelantar un experimento que se lo tragó a él, al gobierno de Chávez y ahora, al de Maduro: implantar en Venezuela un modelo de planificación centralizada al estilo soviético. Dieterich pensó que se podía hacer con la economía de las equivalencias y las computadoras. Giordani, con la centralización del excedente petrolero. 

Giordani fue insensible a los resultados de su experimento y de los sufrimientos de sus "conejillos de indias" -los ciudadanos- con un resultado negativo, no solo en el plano de la economía real -inflación, escasez- sino en el clima psicosocial: gente resentida, frustrada, con privación relativa. Que siente que la vida se le fue en un índice de inflación y, lo peor, que no hay recuperación posible de los años productivos perdidos. Su experimento no solo acabó con la estructura productiva del país sino con la paz mental que quedaba. 

No me gusta psicologizar la política -al final, todo termina en un "diagnóstico" o "fulano está loco"- pero esa tranquilidad ausente que revela Giordani en su carta, molesto porque no se sigue su dogmatismo, farfullando porque no le dieron todo el poder cambiario, me luce algo parecido al llamado "trastorno de personalidad antisocial" (TPA). Es un término fuerte y que no costó usar para esta entrada porque son cosas distintas y a riesgo de banalizar, pero no tengo una mejor manera para explicar cómo una persona pudo ser tan insensible e indiferente a los resultados de su experimento económico y, con todo, pretender seguirlo....¡con más controles! ¿Cómo pudo ser Giordani tan sordo y ciego a los resultados de su experimento? 

De haber podido -y lo intentó- Giordani hubiese llegado al final de su experimento en la economía. Y con él, todos nosotros....

2.-La primera señal importante sobre clivajes dentro del gobierno
Siempre se ha hablado de las diferencias dentro del gobierno, pero más en "bolas" o "run runes", que si el "ala civil" y el "ala militar"; que si "cabellistas" o "maduristas", sin embargo los comentarios no pasaban de ser rumores o artifacts creados por las elites y sus medios, en el juego de poder tras bambalinas en que se ha convertido Venezuela, que consiste en que cada grupo político espera la implosión del otro para capitalizar y cobrar.

La política en Venezuela se puede sintetizar en: 0 creatividad y mucha paciencia, aguante. 

La carta de Giordani es el primer texto en tiempos recientes que muestra diferencias dentro del gobierno, sobre una base doctrinaria, más allá de rumores o cuentos. 

Algunas alarmas previas se encendieron: artículos de Víctor Alvarez, y tal vez el más notable antes de la carta, el ensayo de Temir Porras en el portal Rebelión con fecha 7-6-14.

Los clivajes no parecen estar entre un "ala civil" y un "ala militar" sino que es más complejo el ambiente oficial, porque muchos temas que generan clivajes son transversales al mundo socialista venezolano.

Mi clasificación del mundo oficialista sería en tres grandes grupos, con 7 sub grupos, de la manera siguiente:

a.-Pragmáticos: reformistas-mercantilistas

b.-Ortodoxos: comunistas-chavistas

c.-De base: autoritarios-comunitarios-aperturistas

La visibilidad de los clivajes que abrió la carta de Giordani ¿Se verá en el III Congreso del PSUV?

3.-La disputa por el legado ideológico de Chávez
En su línea argumental, Giordani asume que él representa el legado ideológico de Chávez, que está en el llamado Plan de la Patria.

No fue casualidad que la respuesta indirecta de Maduro a Giordani en la noche del día 18-6-14, haya arrancado al afirmar que el Plan de la Patria fue escrito por Chávez mismo no a varias manos, por lo que no cabe una herencia ideológica ya que el autor falleció, sino interpretaciones. Y ese es el argumento que maneja Maduro y la propaganda oficial desde que apareció la carta de Giordani: Maduro fue el escogido por Chávez. Es quien lo puede interpretar, aunque no haya escrito el Plan de la Patria

¿Se institucionalizará la memoria y el legado de Chávez o éste será la coartada para legitimar grupos o proyectos para disputarse el poder dentro del mundo oficialista? Con su carta Giordani buscó algo parecido al Giordani es Chávez. 

4.-La democracia son límites, no "ganas" o "me salió del...."
Solo los familiares y personas cercanas a Chávez sabrán cómo vivió luego del diagnóstico del cáncer el día 30-6-11 hasta su muerte el día 5-3-13, pero la impresión que uno tiene desde afuera, es que fueron tiempos duros y decepcionantes para Chávez, no solo por lo complejo de la enfermedad, sino por no poder ejercer el poder, que fue aprovechado por grupos o personas para actuar en su nombre, como lo deja ver la carta de Giordani pero también el desarrollo de la enfermedad de Chávez. Ni siquiera en eso hubo consideración hacia Chávez. 

Esto fue facilitado por la opacidad en la información oficial y por la ausencia de controles o equilibrios que permitieran la supervisión cuando Chávez ya no estaba en capacidad de ejercer el poder. El respeto a la enfermedad de Chávez de muchos se convirtió en viveza para otros. 

El resultado es una queja de Giordani, pero una queja que me luce no en el sentido que muchos aprovecharon la oportunidad de un Chávez con limitaciones, sino que Giordani no pudo aprovechar para adelantar su experimento económico. Giordani se quejó de Giordani: no fui vivo, no aproveché para adelantar mi agenda

El Exministro hizo muchos documentos, pero que no llegaron a Chávez o si llegaron, no recibieron la atención, seguramente debido al interés que Chávez le puso a su enfermedad. Su último chance fue el Consejo de Ministros realizado el 20-10-12, pero no tuvo suerte. Allí se selló el alejamiento de Giordani del poder. 

Chávez sufrió físicamente, pero también creo que sufrió política y personalmente -sin excusarlo de sus responsabilidades como Jefe de Estado- al ver cómo su incapacidad permitió que muchos se aprovecharan ¿Por eso la urgencia para regresar a Venezuela y hacer su última cadena el día 8-12-12, para dejar claro sus líneas políticas y apoyos, para evitar que su legado fuera secuestrado por grupos, conocido el desenlace fatal de su cáncer? Si Chávez no hace esa cadena ¿Cómo sería la situación política de hoy?

Por eso la democracia importa: no podemos estar al azar de una persona -por más querida o líder que sea- porque como parece mostrar el caso de Chávez, los grandes líderes carismáticos dejan un legado de personas que se aprovechan o, sencillamente, se envilece el poder, protegido por la sombra del carisma. No sé si Chávez estuvo consciente de esto. Si lo estuvo, creo que pudo decir, como CAP, Hubiese preferido otra muerte...

Algo parecido ocurrió en el Vaticano: un gran líder carismático -hoy Santo- Juan Pablo II dejó aprovechadores (corrupción en las finanzas de la Iglesia) y pervertidos (sacerdotes pederastas, por ejemplo) que tuvieron que ser atajados por Ratzinger, quien tuvo el coraje -de ahí su grandeza aunque no se vea- de reconocer que este no es su tiempo y menos para abordar problemas de ese calibre, y emergió una figura más acorde a los tiempos y a los retos, el Papa Francisco.

¿Será Maduro la persona que podrá institucionalizar equilibrios para que la democracia funcione o será otro ejemplo del legado que dejan los grandes líderes carismáticos?

5.-Liderazgo es definir un estilo propio
Desde el punto de vista político, Giordani lanzó un "torpedo" en toda la "línea de flotación" del gobierno y de Maduro al afirmar que, "Resulta doloroso y alarmante ver una presidencia que no transmite liderazgo(...)Surge una clara sensación de vacío de poder en la Presidencia de la República".

Curiosamente, Giordani usó el mismo argumento que emplea la dirección política opositora, que puede resumirse en "Maduro no puede o no quiere tomar decisiones".

Tengo mis dudas sobre ese mantra de los políticos -acostumbrados, como  siempre, a subestimar a quien no sea igual y a creerse que se las saben todas porque "por eso estoy aquí y tu allá"- pero los hechos dirán si es acertado o no, pero me luce que en Giordani, la afirmación se orienta a debilitar como figura a Maduro, junto a cuestionarlo en la doctrina con el Plan de la Patria.

Sin embargo, la carta de Giordani revela una relación compleja, difícil, tensa, con acercamientos y alejamientos, de Chávez ¿Por qué Giordani duró tanto si la cosa fue así? Tal vez porque compartían un modelo monocrático, tal vez por respeto al "profesor Giordani", como le decía Chávez; tal vez porque Chávez sabía que Giordani estaba equivocado, pero sacarlo hubiese peor que dejarlo, tal vez porque Giordani le servía a Chávez como motivo para justificar decisiones.

Lo cierto es que la epístola sugiere una relación difícil, en la etapa final de Chávez. 

Siempre pensé que la relación Chávez-Giordani fue fluida, pero no fue así, a diferencia de la relación Chávez-Maduro que sí parece que fluyó, y bien. 

En términos de liderazgo, la pregunta para Maduro ¿Cuándo el momento para definir un estilo de liderazgo propio?

6.-Es inviable una economía en la que uno solo se apropia del excedente
En términos de la economía política, la crítica más severa que la carta de Giordani hace al gobierno de Maduro es que éste abre la puerta a que los particulares se apropien del excedente por la vía financiera.

Este punto será el que cause la división en el gobierno, si ocurre. La resolución del asunto es el que definirá el rumbo socialista en el futuro: o una ortodoxia soviética o cubana, o una socialdemocracia, más o menos innovadora. 

Este es el verdadero desafío de Maduro, lo que lo graduará como líder: el paso del control único del excedente a su apertura (pequeña o amplia, veremos allí su calidad de estadista), pero en lenguaje chavista ¿Es posible o es un oximoron?

Tal vez es la crítica más acerba porque la centralización y control del excedente es un punto de honor del gobierno chavista y un elemento usado para diferenciarse de los demás gobiernos, que también tuvieron reglas para la distribución y apropiación del excedente petrolero.

En su carta, Giordani se nota dolido porque Maduro no aceptó su propuesta de colocarlo a la cabeza de Cadivi y para buscar personas "impecables" para el manejo de los fondos financieros del gobierno, es decir, de los excedentes, arquitectura financiera diseñada en buena medida con Giordani y cuyo único propósito fue modificar la la lógica de la acumulación para darle una nueva forma a la sociedad venezolana, y a la vez, justificar el carácter transustanciador de la planificación. 

No obstante, el modelo no funcionó, y era lo probable en una sociedad compleja como la venezolana.

Que uno solo controle el excedente demostró que no es posible -inflación, escasez, corrupción, buscadores de renta olipolizados- pero tampoco parece posible el modelo de acumulación que plantean las élites (modelo por el cual dieron un golpe e hicieron un paro en 2002), que consiste en apropiarse del excedente para transferirlos a circuitos financieros externos, mientras permiten un plusvalor al detal o mayormente en el sector terciario de la economía.

Con la carta de Giordani regresamos a un tema que fue superado en algún momento en la historia de Venezuela: la legitimación del ingreso petrolero. Como afirman Baptista y Mommer en su clásico trabajo (1987), "(...)Por ello, su legitimación no puede encontrarse sino en su destino. Esto es, solo el desarrollo de la capacidad productiva nacional puede justificarlo". 

El enfoque Giordani y el enfoque de las elites son inviables. El segundo llevó a la crisis al modelo AD-Copei. El primero, tiene en crisis al gobierno de Maduro ¿Se planteará otra vez la necesidad de fondos de ahorros, como el FEM? y algo nuevo. Ya que la economía venezolana para que sea viable debe permitir la acumulación privada del excedente ¿No se pudiera pensar en algo como una "Tasa Tobin interna" que peche la transferencia del excedente apropiado dentro de Venezuela a los circuitos financieros externos, y lo recaudado por la tasa sea empleado en la economía real o en el FEM, para promover empleo, especialmente para los jóvenes y nuevas generaciones, cuyo futuro se lo come la inercia de unas elites políticas ya maduras (sean del gobierno, de la oposición, o de los poderes fácticos), que ya tienen su vida hecha, por lo que poco sienten la crisis y su deseo es perpetuarse con algunas fórmulas de cooptación generacional y cambios organizacionales menores? 

7.-La independencia del BCV y de PDVSA hacen viable la economía
Durante los 80 y 90, uno de los arietes de los poderes fácticos contra AD-Copei, fue que "PDVSA era una caja negra". A la luz de la carta de Giordani, parece que la situación es igual. 

Lo que le aterra a Giordani es la independencia de PDVSA y del BCV, porque eso va contra el nudo gordiano de su enfoque: el control de la acumulación de arriba hacia abajo. Sin control del excedente, no hay socialismo, diría Giordani. A lo que Chávez agregó: tampoco sin antagonismos. A lo que los ortodoxos añadieron: antagonismos, sí, pero de clase. 

La pregunta del punto 6 es válida en el punto 7 ¿Puede una economía como la de Venezuela desarrollarse con su principal industria y el órgano monetario por excelencia, controlados por una sola persona? La respuesta es no.

Llegamos a la misma solución planteada en los 90 ¿No sería mejor crear una instancia que supervise a PDVSA y defina la política petrolera, y cumplir con lo que establece la constitución para el caso del BCV (por cierto, lo último solicitud de Víctor Alvarez)?

A la luz de este punto, la Giordanomics nos llevó a 15 años atrás, para plantear hoy lo que ya se sabía al menos desde 1947. Quince años perdidos en materia productiva que no se recuperan fácilmente. Cuando Venezuela esté en el shale oil, tal vez el mundo esté en el outer oil (O.O).

8.-La verdadera falla del gobierno de Maduro: el desorden, la burocracia
La debilidad real de Maduro es el desorden en proyectos, en recursos; en una palabra, en la gestión, que ya viene con Chávez, cuando Giordani comentó el aumento del gasto público para las elecciones de octubre de 2012, pero que con Maduro este despelote toma niveles siderales. 

Con esa confesión, la pregunta obligada es, sin ese gasto público ¿Con cuánto hubiera ganado Chávez en octubre de 2012? (en el entendido que todos los sondeos lo daban ganador) ¿5 puntos y no 10? 

Queda un reto para los economistas políticos. Construir algo como un Premium electoral del gasto público, que indique cuántos puntos electorales puede ser un punto adicional en el gasto público. Eso ayudaría a revelar la verdadera magnitud de una victoria política, sin el peso de un tercer factor como el gasto público.

Giordani habla de la debilidad del gobierno de Maduro: su despelote. Proyectos van y vienen. Esto se ve en el gusto que Maduro tiene para crear instancias sobre otras, una más ineficaz que la otra: Coordinadores de REDI, Plenipotenciarios, Sundee, nuevas Vicepresidencias, todas con nombres monárquicos o del Siglo XIX. 

Una burocracia costosa pero ineficaz de jerarcas que se pisan la manguera porque sus competencias son las mismas. 

La pregunta es ¿Maduro no decide porque no puede o porque al final, su estilo gerencial es muy venezolano-político? Es decir, macollitas, solo 5 o 7 saben la estrategia, reuniones interminables para hablar de lo mismo siempre, comisiones, todo a última hora, correr para hacer cosas, todo sobreentendido porque nadie quiera dejar huellas, no méritos sino agradar a los jefes, y todo un ejército de cachilapos para hacer láminas, discursos, pasar pines, etc. Un boato muy venezolano que dará status pero profundamente costoso e inútil. 

Pienso que esto afecta al gobierno de Maduro y en parte explica por qué las cosas no arrancan, la sensación que no hay seguridad de nada y en nada: su accionar es lento y burocrático, con muchos pasos, muchos proyectos que se superponen. Miles de iniciativas sin centro o dirección, que se pierden. 

9.-¿Cuál modelo: chino, cubano, u otro?
La carta de Giordani comunica que el "modelo cubano" no será el que se aplique en Venezuela (habría que discutir si efectivamente es lo que se viene o venía aplicando; no lo creo, pero ese es el otro mantra del discurso opositor: el castrocomunismo) ¿Pero ahora será el modelo chino?

Tampoco parece. En mis análisis, me lució que la posibilidad del modelo chino fue hasta 2007. Creo que Chávez lo vio como una posibilidad durante sus primeros años de gobierno -el primer plan de desarrollo de la nación, 2000-2007, permitió hacer esta inferencia- pero cuando las elites decidieron tumbarlo, Chávez cambió de idea y se abrazó al Nuevo Mapa Estratégico (12-13 de noviembre de 2004), con una visión económica más ajustada al pensamiento de Giordani: control del excedente, liderazgo fuerte de Chávez, y despliegue de la base a través del poder popular. Fueron los años de oro de Giordani. 

El modelo chino no lo veo probable en el gobierno de Maduro. Requiere de una planificación y disciplina que no tiene el gobierno de Maduro ni la sociedad venezolana en general. Este modelo supone también hacer sacrificios en el consumo a favor de la inversión. Todo esto me parece muy lejano de la sociedad venezolana, más dada a la conversación, a la dispersión, y al gasto para mostrar status y que soy alguien (los chinos están en algo parecido, pero tienen años creciendo tal vez en promedio al 7% interanual, una pendejaíta).

¿Qué tal algo que pueda llamarse el modelo ruso? Control oligárquico de la apropiación del excedente, grupos de poder, boato, producción petrolera. Me luce más parecido a la sociedad venezolana de hoy, que el modelo chino o cubano.

La diferencia con AD-Copei es que este modelo legitima la apropiación privada, pero parece reservar para grupos privilegiados (públicos o privados) el control de áreas claves para generar excedente o por su peso político, como los medios de comunicación, que se rumora muchos son comprados por amigos del gobierno. 

El excedente para el pueblo queda al detal, en las profesiones liberales o en el comercio, pero para meterse en algo habrá que pasar por las alcabalas de las oligarquías públicas y privadas que manejarán el poder real. Una apropiación corporativa con eficacia política hacia arriba, y una apropiación descentralizada pero sin eficacia política hacia abajo. El elevado de la apropiación de la renta: una solución por arriba a una queja que se generará abajo. 

10.-La verdadera fuente de la estabilidad política en Venezuela
No son las FAN. Tampoco la calle. Menos la popularidad en las encuestas. Ni la capacidad para desarrollar consensos y tener a todos alegres (o bravos) y estar bien con todo el mundo. Menos la hegemonía comunicacional. Tampoco los apoyos internacionales. Para nada el Sebin, la DGSIM, la PNB o la GNB. Menos los colectivos......la carta de Giordani revela que la verdadera fuente de estabilidad política, la que da el piso duro para la estabilidad y de la que depende lo mencionado arriba.....es el Pacto de los dólares, es decir, reglas para la apropiación del excedente petrolero y principalmente, su transferencia hacia afuera, por parte de los agentes públicos y privados. 

Punto Fijo logró un conjunto de reglas (analizadas muy bien por Ricardo Haussmann en los 90). Chávez logró también unas reglas que duraron hasta 2010, cuando casualmente optó por endurecer más su proyecto y fue la época en que se acabó con el Pacto de los dólares, al ordenar la razzia de las casas de bolsa, acción que tuvo a Giordani como promotor importante. Maduro trata, pero su desorden conceptual y gerencial lo impide, y la realidad que no hay dólares. 

Esa fue la famosa "conexión emocional" de Chávez. Haber definido incluso con y para sus adversarios, un Pacto de los dólares....junto a su carisma y perseverancia, lo que hizo posible que, pese a un férreo control de cambio, hubo fuga de capitales por vías legales (importaciones baratas, permuta, bonos) e ilegales (corrupción, raspa cupos, viajeros ficticios). Era la época en que nadie cuestionaba a Chávez y pocos hablaban de la "dignidad", tan de moda ahora, que la sociedad está limpia. 

Gobierno venezolano de cualquier signo que defina un acertado Pacto de los dólares y las reglas para la alternancia, tendrá estabilidad y paz, perpetua, como le gustaba decir a Chávez.

Cuando estas variables, juntas o separadas, entran en crisis o se agotan, arranca el conflicto político en el país. 

Aquí viene la pregunta clave ¿Es viable un modelo de planificación centralizada en un país complejo (y melodramático) como Venezuela? Porque la carta de Giordani es eso: la evidencia de la crisis y de la inviabilidad de la ortodoxia que representa el modelo soviético. 

En definitiva ¿Podrá por fin la sociedad venezolana superar el complejo de culpa de la legitimación de la renta petrolera, que la llevó a un experimento nefasto como el que encabezó Giordani?

Publicar un comentario