Léeme en otro idioma

miércoles, 24 de septiembre de 2014

¿Qué pasó con lo de Polar?


Pensaba que esta entrada sería acerca del tweet de Polar del 22-9-14 que decía, "Luego del aumento del 218% en el costo del maíz decretado por el gobierno, no es posible continuar con la producción de Harina Pan". Mensaje que cayó como una bomba en las redes sociales. Especialmente, para los ciudadanos de a pie. Lo que pensé al leer este mensaje fue, "Otro problema más. No se consigue ya, ahora será otra cola. Otro día o medio día de trabajo perdido. CDM &/(*$#!¡)*&_+"

Al principio, el mensaje me produjo reservas. En tiempos de crisis como los que vive Venezuela, se internalizan dos cosas: a.-Que más que nunca, las palabras construyen realidades; b.-Que hay que tener los reflejos a millón. No por responder rápido se acierta o quien habla gritao y dice vainas arrechas -la moda en Venezuela ahora- tiene la verdad, la razón, la información, o las tres. 

Polar tiene ganada fama de ser una empresa "seria", con comunicaciones corporativas de primera línea. Así que le hice RT a la información al venir de una fuente confiable. Hasta mi última revisión del 23-9-14 en la noche, ya el tweet tenía cerca de 12 mil RT.

Lo que pensaba escribir era sencillo: Polar es un indicador sobre cómo van las cosas en Venezuela. Si no le va bien, es posible que la situación del país no sea la mejor. También, iba a escribir que no es la primera vez que Polar discrepa del gobierno. 

En mayo de 2008 redacté para este Blog, una entrada acerca de la estrategia del gobierno hacia este grupo, titulada Empresas Polar. Allí, se argumentaba que el gobierno no expropiaría a Polar, pero que habría una política de hostigar con fiscalizaciones, inspeccciones, controles, y se hacía la pregunta ¿Hasta cuándo podrá resistir Polar? Terminaba con una crítica a la estrategia seguida por Polar para abordar ese clima adverso de 2008 (que hoy es menos adverso, pero no el mejor).   

Pensaba terminar la entrada de 2014 con un corto mensaje: si Venezuela quiere ser una potencia, sin manufacturas no es posible. Sin industrias, no hay paraíso, capitalista o socialista.  

Polar es una de las pocas empresas grandes venezolanas -porque hay miles de pequeñas y medianas que generan valor agregado, que producen, y no están en la queja en la que anda cierto país, que nada sirve, que vamos al colpaso, y la próxima apuesta es el default- que produce manufacturas con calidad internacional. 

Sin embargo, el día 23-9-14 se produjo una reunión entre el gobierno y Polar. Todo quedó como un "malentendido". Desde el punto de vista político ¿Realmente es así?

No descarto que, efectivamente, todo haya sido un "malentendido". También, este episodio reveló la fuerza de las redes sociales con mensajes de una fuente creíble. Un tweet incompleto puede ser la diferencia entre la guerra y la paz en el mundo 2.0 de hoy......si viene de una fuente con credibilidad. 

Tal vez quien redactó el tweet lo hizo como parte de una serie de tweets, tal como se lee en la secuencia, en la que fueron redactados 3 mensajes en el lapso de una hora. 60 minutos para 420 caracteres, es como mucho tiempo.....Posiblemente, quien los hizo, pensó en la secuencia y no en el tweet particular....y bueno, pasó lo que ya sabemos.....

La lectura política es otra. Lanzo una conjetura para explicar lo que pasó: Polar ha resistido y bien. Su relación con el gobierno de Maduro es mejor que la que tuvo con Chávez. La respuesta del viceministro Yván Gil, luego de la reunión con Polar, lo revela. Una respuesta formal, bien planteada, que contrasta con la respuesta agresiva y desproporcionada del gobierno, por ejemplo, ante lo del chikungunya. Es insólita la detención del Presidente de Conindustria. 

Si la detención de Garmendia fue por las razones dadas por Maduro, al cabeza de Conindustria habrá que responsabilizarlo de un mal venezolano: hablar mucho y exagerar, pero detenerlo en la madrugada, parece propio de un gobierno a la defensiva, inseguro, temeroso. 

Desde hace un tiempo, Polar ha reportado algunas dificultades productivas y laborales. En marzo de 2014, suspendió las operaciones de la planta de envases por falta de materia prima. En septiembre de 2014, se informó la paralización de la planta de avena y jugos por la misma causa. En el mismo mes, trabajadores de la planta de cerveza amenazaron con paralizar la producción de esta bebida, por diferencias con el contrato colectivo que tienen con la empresa. Finalmente, el 19-9-14 en comunicado de Polar, se alertó acerca de la necesidad de ajustar el precio de la harina precocida debido al ajuste del precio al productor de maíz blanco. 

Todas esta dificultades generan -como pasa con todos nosotros- ciertos desajustes y descoordinaciones. Por ejemplo, ante la expectativa de escasez, compramos más de lo que necesitamos. Gastamos más dinero y alteramos nuestro plan de mercado o compras. 

Si esto le pasa a las personas ¿Por qué no habría de ocurrir en una empresa de las magnitudes como Polar, en áreas donde la escasez y los controles reinan? Resistió y resiste, pero los controles, la escasez, y la inflación, ya pasan factura a este conglomerado venezolano, a pesar de ampliaciones a plantas y mantener la confianza en Venezuela. Es Polar, no Superman.  

Lanzo dos hipótesis de por qué el impasse

La primera, es que a pesar que las comunicaciones Polar-gobierno han mejorado, todavía no son eficientes para una coordinación entre las decisiones, consultas, mensajes a medios, etc.

El gobierno aumentó los precios a nivel del productor. Polar se enteró por la prensa. Sacó un comunicado. Escribió el tweet de la discordia y....la historia es conocida. Todo por falta de coordinación y comunicación. 

La segunda, más compleja desde el punto de vista político. Ante el aumento al productor, los costos que eso generará a Polar, y que ya por la situación económica de Venezuela el músculo de la empresa no es tan fuerte como antes, hizo una jugada arriesgada desde el punto de vista político, con su producto estrella: la Harina Pan.

La acción es una política arriesgada. Un brinkmanship. Consiste en llevar una acción al límite, al brink de una circunstancia, para obtener atención o un resultado estratégico. 

En política, esto fue usado durante la Guerra Fría y también en el incidente con la corbeta Caldas de Colombia en 1987. 

¿Aquí, cuál pudiera ser la lógica del brinkmanship? Obtener la atención del gobierno al comunicar que se puede "parar la producción de Harina Pan". Es decir, que se puede estar al borde de no tener Harina Pan, producto que cubre cerca del 50% del mercado nacional ¿Para qué? Para hacer visible la necesidad de ajustar el precio a la harina precocida, ya aumentado a principios de agosto de 2014. 

Si fue así, efectivamente se logró la atención del gobierno y Polar planteó su punto: ajustar nuevamente el precio de la Harina Pan. En el comunicado de la empresa luego de la reunión, esto fue lo que destacó y el título es bastante sugerente en cuanto al objetivo buscado: "Agroindustria es optimista ante anuncio de revisión de estructura de costos de la harina de maíz".

La ventaja de una acción de este tipo, es que se obtiene la atención y se plantea la demanda estratégica. La desventaja, es que ya se jugó con esa barajita. Tiene un efecto decreciente sobre la credibilidad cada vez que usa. 

Como se dijo, son hipótesis. Pudo ser un malentendido como se escribió arriba, o acciones más elaboradas desde el punto de vista político.

Sea lo que fuere, el incidente no solo fue un punto de tensión adicional a los ciudadanos -que ya tenemos bastantes- sino que reveló que si bien la comunicación entre el gobierno y Polar es mejor, no hay confianza o suficiente confianza para mostrarse "las cartas".

Hay comunicación, pero no confianza, en un contexto de inercia que parece atrapó también a Polar, como a todos.  

Es deseable que el impasse permita reforzar la comunicación y promover la confianza, tan necesaria hoy. No solo entre el gobierno y Polar, sino entre toda Venezuela.
Publicar un comentario