Léeme en otro idioma

lunes, 22 de diciembre de 2014

Maduro en su hora




En la llamada “marcha anti-imperialista” del 15-12-14, Maduro anunció que “Voy a delegar, en el Vicepresidente Arreaza, en los Vicepresidentes de Gobierno, en los Ministros y Ministras, en el primer trimestre de año, toda la agenda política, toda la agenda de gobierno, toda la agenda social, la voy a delegar, y me voy a concentrar las 24 horas del día en el tema de ganar la batalla económica para la prosperidad y felicidad de nuestro pueblo, no voy a hacer más nada”.

Este anuncio fue opacado por otros que ocurrieron esa semana, pero lo afirmado por Maduro revela la conciencia que tiene que está en su hora. Intuyo que el bajo perfil de Maduro estos días es porque asume que el tiempo apremia para tomar decisiones que corresponden solo a él, a más nadie. Posiblemente el programa con José Vicente Rangel el día 14-12-14 que pasó Televen, haya sido la antesala a esa realidad, por las preguntas que Rangel hizo a Maduro. 

Maduro está en el punto al que todos llegamos en algún momento de nuestras vidas, una o varias veces. Cuando sabes que estás solo con tu conciencia, con tu olfato, con tus sentimientos, y ya los consejos, los asesores, las encuestas, tu "pareja", tu familia, los análisis, dieron lo que tenían que dar, pero ahora te toca decidir. Son esos momentos cuando intuyes que debes decidir, y que esa selección tendrá importantes consecuencias. Son los momentos que muestran tu verdadera estatura o se aproximan a desnudar de qué madera estás hecho.

Es el caso de Maduro. Me luce que la “caja de herramientas” incrementalista que tiene y que abordé en la entrada El sacudón de Maduro del 6-9-14, se agotó. Ya no puede seguir anunciando más comisiones, equipos de trabajo, “altos mandos” para algo; ni siquiera hacer un anuncio contra sentido como que va a “delegar la agenda política y social”, como si el arte de gobernar fuera parecido a un cuerpo humano que se puede separar en partes. Es una suma mayor a la de sus partes, es una totalidad en la que las partes son interdependientes unas de otras ¿Delegar o consultar? es la pregunta. 

La poca eficacia de ese anuncio se ve en que luego no se habló sobre eso. No solo porque fue desplazado por hechos importantes, sino porque en sí es ineficaz. El problema no es un asunto de “agendas” sino de tomar decisiones que sabemos no van a contentar a nadie, pero decisiones impostergables. Son esas circunstancias, la prueba de oro de un político o de cualquier persona que le toque una situación así.

En psicología social, cuando se habla del tema del liderazgo, usamos el término de trabajo adaptativo para explicar situaciones como en las que se halla Maduro. En sencillo, situaciones en las que “el librito” o las “jugadas de rutina” –tan caras a la política venezolana, sean del gobierno o de la oposición- ya no sirven. Entonces, se dice que “hay que hacer el trabajo adaptativo”, que no es otro que llevar la situación a otro nivel. Por eso el atributo fundamental del liderazgo es la influencia; porque debe persuadir para pasar de un estado A cómodo –el status quo, las zonas de confort- pero que ya no sirve, a un estado B, normalmente una situación de incertidumbre y que no va a contentar a muchos, porque significa un cambio. Este, gusta en el discurso -todos hablan del cambio- pero desagrada llevarlo a cabo. Aquí aparece la inercia que tiene más amigos que detractores. Amigos insospechados y poderosos.

Para evitar cambiar, “las jugadas de rutina” es lo que llamamos el “trabajo evitativo”, agotado también por el gobierno: es insistir, por ejemplo, en el tema de la “guerra económica” –que no dudo que haya personas o grupos aprovechando la situación para ver si tumban al gobierno- pero esa “guerra” es una consecuencia, no es la variable estructural, no lo que está en juego, que es lo que el liderazgo o quien toma decisiones debe observar. Y no siempre está visible, en la superficie, porque es más cómodo apelar a los “enemigos” o “chivos expiatorios”, y construir una retórica del “nosotros” versus “ellos”, en la que está atrapada la sociedad venezolana, por cierto, la que tiene décadas haciendo “trabajo evitativo” para evitar hacer el “trabajo adaptativo”, por el colchón que ofrece poder chupar renta.

Al menos en las redes sociales se respira un clima de “esto no aguantará mucho”. Aunque uno ya aprendió a no prestar atención a esos climas que muchas veces son promovidos por poderes fácticos y todo su aparato de difusión para ver si “la pegan” en la profecía que se auto realiza -vamos a una situación terminal o estamos, hay una información de conatos de saqueos en Catia, por ejemplo; ves, todo está a punto de explotar, te lo dije, y a eso se le hace N cantidad de RT en tuiter, los que a su vez confirman mi creencia de la situación terminal, y así…se le han ido los mejores años a la sociedad venezolana, claro, trasegando renta, porque inercial es, pero pendeja no es- la semana ofrece indicadores objetivos que el tiempo le llegó a Maduro para tomar decisiones.

Por supuesto, puede decidir que todo siga igual, a un costo político elevadísimo; o puede optar por otro curso de acción. El problema aquí es que salir del status quo implicará severa críticas –creo que eso es lo que lo para, así como el fantasma del Caracazo lo detiene en las medidas económicas, por ejemplo, la subida del combustible- y pareciera no sentirse seguro para asumir esos costos.

Tal vez la decisión de Obama y Raúl Castro pueda servir de ejemplo a Maduro. Los dos hicieron el “trabajo adaptativo” porque el “trabajo evitativo” –la retórica del embargo- ya no sirve a pesar que es cómoda para muchos grupos que viven de esa retórica, y los dos ya asumen el costo político, pero dieron el paso, es lo que cuenta. Una vez que se rompe el status quo es difícil regresar a la situación ex ante

¿Maduro dará el paso? No lo sé. Si me toca dar una opinión, le sugiero que lo haga. El costo-país que se paga ya es muy alto, solo para mantener una retórica que beneficia a grupos del gobierno y no gobierno (oposición + poderes fácticos).   

Lo cierto es que Maduro está en su hora. 
Publicar un comentario